domingo, 6 de enero de 2013

Mr. Prince (#6)


La reacción que obtuvo Zoro al soltar aquello fue justo la que se había esperado: la pequeña Soran les miró a los dos boquiabierta, mientras Sanji le fulminaba con la mirada.

-         Soran, tengo que hablar con Roronoa-kun un momento – dijo el rubio levantándose y tirando de Zoro hacia la salida.

Una vez fuera, cerró la puerta y encaró al otro, completamente furioso.

-         ¿Estás tonto o qué te pasa? ¿Por qué demonios le has soltado esa mentira tan obvia sin pestañear? ¿Se te ha fundido el cerebro?

-         Puedo decirle que eres mi esclavo, si lo prefieres – le dijo Zoro tranquilamente – A mí no me importa decirle una cosa o la otra, terminarás gritando debajo de mí de cualquier forma.

-         ¡Tú...!

Sanji no encontró las palabras exactas para tirárselas a la cara, así que optó por golpearle, pero Zoro detuvo su puño y le obligó a pegarse a él.

-         No hagas una escenita, Mr. Uke. Viniste muy dócil, sigue así. ¿Cuál es el problema de haberle dicho eso a tu hermana? ¿Temes su rechazo? No creo que le importe con quién salgas mientras seas feliz, ¿no? Además, esa era la mejor excusa que podrías darle, ya que, de repente, has pagado la cuenta de lo que queda de año, cuando normalmente pasas apuros por pagarla mes a mes. Si no le dices que estamos saliendo y te estoy ayudando a pagarla, sería sospechoso, ¿no te parece?

En eso llevaba razón, pero... tampoco quería que Soran pensara que no podía hacerse cargo de ella y que se aprovechaba de la amabilidad de otras personas.

De un tirón, liberó su mano y se separó de Zoro para volver a entrar en la habitación. Soran les recibió con una tímida sonrisa.

-         Mi reacción no fue buena, ¿verdad? Lo siento, yo...

-         ¿Te molesta? – le preguntó Sanji, acercándose a ella y cogiendo su mano.

La pequeña negó con la cabeza.

-         Solo me sorprendió. No tenía ni idea de que salieras con nadie y no me esperaba que fuera con un chico. Nunca dijiste nada, Sanji-niichan.

-         Tsunoda-kun es un chico reservado – dijo Zoro con una sonrisa y colocándose al lado de Sanji. Le sorprendía lo madura que era la niña para tener solo 10 años.

-         Veo que le conoces bien – dijo ella devolviéndole la sonrisa.

Estuvieron con la pequeña durante una hora y Soran les estuvo hablando de lo que pasaba en las habitaciones de alrededor de lo que le contaban las enfermeras sobre otros pacientes. Después de esa hora, se despidieron de ella y se marcharon, rumbo a la casa de Zoro.

Sanji estaba extremadamente nervioso. ¿Qué demonios quería Roronoa de él? ¿Por qué estaba haciendo todo eso? ¿Qué más le daba a él lo que hiciera para conseguir dinero? La incertidumbre le tenía en vilo y no ayudaba nada eso de que estuvieran yendo a casa del pequeño delincuente. ¿Con qué se encontraría? ¿Un castillo? ¿Un palacio? ¿Un edificio entero que le pertenecía solo a él, como el hijo del presidente de NoaTec’s?

El viaje en tren estuvo sumido en un incómodo silencio, en el que Zoro parecía totalmente indiferente al hecho de que Sanji fuera a su lado y agarrara la mochila con tanta fuerza como para dejar sus nudillos blancos. Ya había caído la noche y a través de la ventana solo se veía oscuridad salpicada por la tenue luz de las farolas.

La casa de los Roronoa estaba situada prácticamente a las afueras de Tokio, en uno de los barrios más adinerados de la ciudad. Cuando estuvo frente a ella, Sanji descubrió que no se trataba ni de un palacio, ni de un castillo, sino de un dúplex de estilo totalmente occidental.

-         Vaya... es diferente de lo que esperaba para la casa de los Roronoa.

-         Oh,  mis padres no viven aquí. Su mansión está al otro lado de la ciudad. Vivo aquí con mi prima, me pilla más cerca para ir a la preparatoria.

“Su mansión”... Había dicho “su mansión”. Caray, hasta la conversación parecía irreal.

-         Ahora que lo mencionas... ¿qué hace el hijo bonito del dueño de NoaTec’s en una preparatoria tan común como la nuestra? – preguntó Sanji con el ceño fruncido.

Zoro se encogió de hombros.

-         Quiero una vida de preparatoria normal.

¿Estaba de broma? ¿Quería una vida de estudiante normal? ¡Vivía en un maldito dúplex de un barrio rico con su prima! ¡Por no hablar del chantaje que le estaba haciendo! ¡Normal y una mierda!

Zoro sacó las llaves de su mochila y abrió la puerta. El interior, como pudo apreciar Sanji, estaba decorado de forma minimalista, solo los muebles necesarios para hacer la vida cómoda. Ni uno más, ni uno menos. Todo blanco y negro.

-         Con permiso – dijo el rubio mientras entraba, un poco cohibido al estar en ese ambiente que olía a dinero por todas partes.

Caminaron hasta lo que parecía ser un salón con el suelo lleno de cajas de pizza vacías.

-         Estoy en casa. Joder, Jewel, ¿cuántas veces te he dicho que no dejes la casa como si fuera una pocilga? ¿Qué te cuesta tirar la mierda a la basura?

-         Cállate, mocoso. Para eso estás tú aquí, para limpiar. Oh, traes visita, qué inusual.

Sentada en un gran sofá, frente a una televisión enorme, tan enorme que apenas cabría en el cuartucho en el que dormía Sanji, había una chica de unos 20 años con el pelo largo y de color rosa. Apoyaba las piernas abiertas sobre una mesa de cristal y sostenía un trozo de pizza en una de las manos. Una camiseta blanca y ajustada y unas bragas negras era todo lo que llevaba puesto, dejando a la vista mucho más de lo que tapaban. ¿Esa era la prima de Zoro? No se parecían ni en el blanco de los ojos, ni siquiera se daban un aire. Y sus modales, para ser una chica rica, dejaban bastante que desear, sentada como un marimacho como estaba.

-         Exactamente, así que... ¿podrías largarte durante unas horas? – le dijo Zoro, soltando la mochila en un sofá vacío, y sin ningún tipo de vergüenza.

Ella soltó una carcajada.

-         Te faltan 100 años para poder echarme de casa, mocoso, pero no te preocupes... Prometo no molestarte mientras estés con tu amiga...

La chica se fijó mejor en la persona que venía con su primo y se sorprendió al ver que, realmente, era un chico.

-         Espera... ¿te has cambiado de acera, Zoro? – dejó el trozo de pizza sobre una de las cajas y se puso de pie, limpiándose los labios con el dorso de la mano. Se acercó a Sanji y le miró detenidamente – Oh, es guapo – dijo con una sonrisa – Soy Jewelry Bonney, ¿y tú, rubiales?

Zoro tiró de Sanji para alejarle de ella.

-         No te acerques a él, ¿está claro? Es mío.

-         Vale, vale, fierecilla, capto el mensaje. En fin, sexo gay es algo que no me apetece escuchar, así que... me largo a ver qué puedo cazar por ahí – dijo alejándose de ellos tranquilamente.

El rubio estaba tan confundido con todo ese intercambio que no fue capaz de decir nada, pero sí que se percató de que, una vez que se fuera la prima de Zoro, estarían completamente solos en esa gran casa.

10 comentarios:

  1. Ainss, este Zoro autoritario... pero qué bien lo hace xDDDDDDDD
    ¿Y Jewelry? xDDDDDDDDDDD Será bruta, la tía... me da a mí que les va a dar la barrila a Zoro y a Sanji pero de lo lindo JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA

    Estoy deseando ver cómo juegan a las cartas cuando se queden solos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el señor delincuente de la escuela... y el "joven señor" de su casa... Es lo que hay xDDDDDDDDDDDDDDDD

      JAJAJAJAJAJAJAJAJ puta Jewel, es una marimacho total xDDDDDDDDDDDDDDDD

      Sí, van a jugar al Uno con las cartas de las Monster High xDDDDDDDD

      Eliminar
  2. Me encantan. Todos jajajaja. Hacía mucho que no loa leían y se me había olvidado lo adorables que son jajjaa. Uy, una casa para ellos solos...¿qué harán? Jajaja. Quiero siguiente capi >.<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, joe, si es que no actualizaba ZoSan desde octubre xDDDDDDDD Casi me había olvidado de ellos jajajaja

      A saber, a saber... 8)

      Eliminar
  3. Jewelry xDDD No me esperaba que esa fuera su prima... sinceramente me encanta xDDD Más bruta... xDDD Pero es genial xDDD
    Uuuh... se quedan solitos~ wuahahaha que pasará que pasará~? *o*
    Estoy deseando leer el siguiente >w<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaaj, Jewel es igual que en la serie xD Una marimacho como ella sola xDDD Tan guay *.*

      ¿Qué pasará? Aaaaaaahhhhh, ya lo descubriremos *.*

      Eliminar
  4. LOL ya sabía yo que Jewel saldrían en este fanfic XDD la verdad me recuerda al personaje real por su manera de hablar y de.. comer XDD
    Zoro quiere una vida normal... creo que es un poco tarde para eso, pobre Sanji, se habrá quedado con la boca abierta XD

    A ver que haces para el próximo capítulo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jewel tenía que aparecer sí o sí jajaja Y tenía que ser una brutota, no le pega ser una chica mona xDDDDDDD
      Sí... Zoro y sus deseos raros... después de estar haciendo chantaje a un compañero de clase, le suelta lo de la vida normal jajajajaja

      Eliminar
  5. hola quería saber si no te molestaría si nos seguimos mutuamente n.n me gusta mucho tu blog <3 one piece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! ¡Te sigo! ^^
      Me alegro de que te guste ^^

      Eliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!