viernes, 12 de octubre de 2012

Mr. Prince (#5)

Zoro observaba la estrecha espalda de Sanji, que caminaba delante de él. Al final había aceptado dejarle ir al hospital primero, aunque con una condición: Zoro iría con él. Tenía curiosidad por ver a su hermana, conocer a la pequeña por la que Sanji se había vendido de aquella manera. Cuando hizo todos los trámites del pago, no se acercó ni una sola vez a echarle un ojo. Ahora que lo pensaba... ¿por qué demonios había pagado la cuenta del hospital? No tenía nada que ver con él, ni siquiera eran amigos y, sin embargo, ahí estaba Zoro como un idiota, usando las conexiones de su familia para investigar a Sanji y ayudarle con sus deudas. ¿Por qué? Solo había una explicación posible, aunque esta no le gustara: desde aquel día que le vio en la azotea, no había podido sacarse de la cabeza la expresión del rubio durante el sexo. Quería volver a verla, pero con él. Quería ser el que hiciera aparecer esa expresión. Quería hacerle gemir y gritar de placer hasta que su garganta sangrara.

Zoro suspiró y se frotó los ojos con una mano. Tras dieciséis años de completa heterosexualidad... flaqueaba ante un rubio de ojos azules y actitud de príncipe. Parecía algo típico de un manga Yaoi, seguro que si publicaba la historia se forraba.

-         Oye... – dijo Sanji deteniéndose para dejar que Zoro llegara a su lado y continuar caminando junto a él.

-         ¿Sí? – respondió el del pelo verde tras salir de sus caóticos pensamientos.

-         Tu padre... – comenzó a decir, pero se detuvo para morderse el labio, debatiéndose entre preguntar o no preguntar.

-         ¿Qué pasa con él? – Zoro miró hacia abajo y solo pudo ver la coronilla rubia de Sanji. Antes de pensárselo, estiró la mano para agarrar la de él, que le miró sorprendido, pero no retiró la mano.

-         Pues... ¿Quién es? Es decir... tiene la influencia suficiente como para poder investigar a otro a su antojo y, para colmo, te deja dinero para pagar la cuenta de una persona a la que no conoces... Debe ser alguien importante – dijo desviando la mirada hacia el suelo.

-         Es el presidente de NoaTec’s – respondió el otro tranquilamente.

Eso hizo que Sanji se detuviera de nuevo y le mirara con los ojos muy abiertos.

-         ¿El presidente de NoaTec’s? ¿La gran empresa líder de electrónica? ¿La que se hizo famosa de la nada y en poquísimo tiempo hace unos 20 años y todavía sigue en la cima?

-         Eeeeh... sí, eso parece.

-         Guau... debéis estar forrados. Debe ser genial... eso de tener mucho dinero, digo.

Zoro se limitó a encogerse de hombros. Nunca lo había pensado, la verdad. Era algo con lo que había vivido siempre, así que para él era lo más normal del mundo. Quizá eso también había influido a la hora de ayudar a Sanji. Al enterarse de los extremos a los que tenía que llegar para poder darle a su  hermana los mejores cuidados y el tratamiento que necesitaba para su enfermedad, había sentido la urgencia de darle lo que a él mismo le sobraba.

El resto de camino hacia el hospital lo hicieron en silencio. Sanji parecía estar rumiando en su cabecita todo ese asunto del dinero, pero no se podía hacer nada. No es algo de lo que Zoro tuviera la culpa. Él había nacido en esa familia por cosas del azar, igual que el rubio había nacido en su familia y la había perdido cuando aún era un crío...

Con esas cosas en mente, pasaron la recepción del hospital y cruzaron pasillos interminables de paredes blancas y con olor a antiséptico. A Zoro no le gustaban los hospitales, simplemente pensar que estaba rodeado de enfermedad le ponía nervioso, pero no lo dejó ver y se mantuvo firme y serio caminando detrás de Sanji. Este caminaba con paso decidido, como si estuviera acostumbrado a estar allí y, pensó Zoro, seguramente así era, teniendo en cuenta la cantidad de tiempo que su hermana llevaba ingresada.

Sanji se detuvo delante de una habitación, se giró y miró a Zoro.

-         No hace falta que entres – le dijo.

Llamó a la puerta con los nudillos y un suave “pase” le respondió desde el interior. El rubio abrió la puerta y entró con una sonrisa dirigida a la cama en la que se encontraba su hermana.

-         ¡Sanji-niichan! Ya pensaba que no ibas a venir – dijo una vocecilla aguda.

Zoro ignoró totalmente las palabras de Sanji y le siguió al interior de la habitación. Solo había una cama, ocupada por un cuerpo minúsculo. La pequeña tenía diez años, según había leído en el informe. También sabía que tenía una enfermedad degenerativa que, poco a poco, iba restándole movilidad al cuerpo.

La niña se percató de la presencia de alguien que venía detrás de su hermano y abrió sus grandes ojos negros con sorpresa. Tenía el pelo castaño, más oscuro que el rubio de Sanji, y enmarañado sobre los hombros.

-         No sabía que venías con alguien, nii-chan. Es la primera vez que traes a un amigo – ella sonrió – Estoy feliz.

Sanji se giró para fulminar a Zoro con la mirada.

-         ¡Te dije que te quedaras fuera!

-         Dijiste que no hacía falta que entrara, pero quería hacerlo... – se acercó a la cama y sonrió – Soy Roronoa Zoro, un compañero de clase de tu hermano.

-         Yo soy Soran, Tsunoda Soran. Gracias por cuidar de mi hermano – dijo la pequeña inclinando la cabeza ligeramente.

-         Vaya, así que la actitud educada no era solo cosa de Tsunoda-kun – dijo Zoro sin dejar de sonreír.

-         Nuestros padres nos educaron bien – respondió Sanji. Luego miró a su hermana y se sentó en un extremo de la cama, cogiéndole la mano - ¿Qué tal estás? ¿Te duele algo?

Soran negó con la cabeza.

-         Estoy bien, ya sabes que todos me tratan muy bien. Aunque a veces me aburro un poco.

-         Te traeré mangas la próxima vez, ¿vale?

-         ¡Sí! ¡Gracias, nii-chan! – Soran miró a Zoro - ¡Oh, lo siento! No tienes dónde sentarte... – Dio unos golpecitos a su lado, en el que no estaba Sanji – Siéntate aquí.

Zoro se aclaró la garganta e hizo lo que ella le había dicho. Se sentó en la cama y miró a los dos hermanos, que eran tan diferentes y tan iguales al mismo tiempo. Se centró en la pequeña carita de Soran.

-         La verdad es que venía con la intención de decirte algo importante. A lo mejor es un poco pronto, pero me gustaría que lo supieras. Tsunoda-kun y yo estamos saliendo.

8 comentarios:

  1. Qué bestia es Zoro, por Dios. (I like it...)
    Es tan rica la pobre Soran >,< Me dan ganas de hacerle mimos para siempre :3
    Yo no miraría la espalda de Sanji, miraría su culo, que bien bonito que lo tiene XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    Por cierto... Zoro con tranquilidad, ¿eh?, pensándose las cosas, recapacitando, sí... xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Me imagino la cara de panoli de Sanji al oír eso xDDDD


    Me encanta >,<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Bestia? Para nada, para nada >.<' xDDDDDDDDDDDDDDDDDD
      Ya, tía, yo también quiero achucharla >o< Además, así, enfermita, me produce ternurita xDDDDDD
      Eres una espabilada... pero Zoro está pensando en cosas serias xDDDDDDDDD
      Sep, se ha tomado su tiempo para hablarlo con Sanji antes de nada xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Ya veremos la reacción de Sanji xDDDDDDDDDDDDD

      Y tú a mí >o<

      Eliminar
  2. Oins, que light... Pensaba que ya le estaría arrimando la cebolleta Zoro a Sanji xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJ, solo se han besado un poco... ya arrimarán, ya xDDDDD

      Eliminar
  3. Me encanta xDDD Zoro tan tranquilo él, suelta la gran noticia sin hablar con Sanji ni nada xDDD Estoy deseando ver la reacción del pobre Sanji xDDD Y Soran también se va a quedar un poco a cuadros... o tal vez no? mmmmm...
    Aiich kawaii Soran >w< Que cosita más linda y achuchable >w< Merece mimos, muuuchos mimos >w<
    Quiero seguir leyendo~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ^^ Jajajajaja, sí... lo suelta ahí, como si nada... como si lo hubiera hablado con Sanji de toda la vida xDDDDDDDDDDDDDDDDD

      Tengo que prepararme muy bien el siguiente capítulo jajajajajaja

      Sí, Soran es adorable >o<

      Eliminar
  4. ooohhh...!!!! Dios... quiero a Soran... ¿Dónde esta para achucharla? Quiero a esa pequeñaja... Que mona... *.*
    Que puntazo: "Quería decirte que estamos saliendo". Jajajaja Ya verás como se va a poner Sanji... xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también la quiero >o< Todos queremos una Soran jajajajaja

      xDDDDDDDDDDDD Maldito Zoro xDDDDDDDD

      Eliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!