domingo, 30 de septiembre de 2012

La Isla Misteriosa (#12)


-         Cuando todavía había mujeres y gente joven en la isla, uno de los hombres de la aldea terminó obsesionándose con la inmortalidad. Jemei experimentaba en el sótano de su pequeña casa día tras día, hora tras hora, sin descanso... en busca de una cura que consiguiera detener a la muerte o, por lo menos, retrasarla – Jam hizo una pequeña pausa para coger aire. Se fijó en que todos le prestaban atención, sentados alrededor de él – Aunque todos pensábamos que era una tontería, respetábamos el duro e incansable trabajo que realizaba en su investigación. Así pasaron muchos años y Jemei se desentendió de todo, de su familia, de sus amigos, de su trabajo... ensimismado como estaba en su búsqueda de la vida eterna.

-         ¿Por qué demonios se obsesionó de esa manera? – preguntó Sanji encendiendo un cigarro – Algo debió haber pasado, ¿no?

-         Su esposa, Renda, murió debido a una enfermedad que afectaba a sus pulmones. Desde ese momento, Jemei dejó de ser el mismo, ya que amaba profundamente a su mujer. Su pérdida fue un duro golpe para todos, pero él fue el que peor lo pasó, obviamente. Pero como iba diciendo – retomó Jam – se olvidó de todo y hace, aproximadamente, 20 años, algo extraño sucedió. Algo extraño que cambió la vida de esta isla.

-         ¿La desaparición de las mujeres? – preguntó Usopp.

-         No, antes de que eso ocurriera... El laboratorio de Jemei explotó. No sabemos por qué, pero suponemos que mezclaría sustancias que desencadenaron la explosión. No fue nada grave, de todos modos, o eso pensábamos. ¿Veis la niebla tan espesa que recorre la isla?

-         Sí, es un poco escalofriante – respondió Chopper recordando lo que ocurrió en Thriller Bark, que también se encontraba rodeado por una niebla así de espesa.

-         Es una especie de gas inocuo que se desprendió con la explosión. Realmente no hace daño a las personas, pero tuvo un extraño efecto en las mujeres de la isla.

-         ¿Las hizo desaparecer? – preguntó de nuevo Usopp.

-         No – negó Jam otra vez – Sucedió algo aún más extraño e inexplicable.

-         ¿Qué pasó? ¡Suéltalo de una vez! – exclamó Franky.

-         Todas, absolutamente todas las mujeres de la isla... sufrieron una regresión corporal y mental.

-         ¿Qué significa eso? – preguntó Chopper tras un instante de silencio en el que los demás asimilaban lo que acababan de oír.

-         Que volvieron a su etapa infantil, se convirtieron en niñas – explicó Sanji con el ceño fruncido, dándole una calada al cigarro.

-         Justo como Nami, Robin y Ari – murmuró Usopp.

-         Así que la culpa de todo fue de la niebla... – dijo Franky – Ahora que lo piensas, tiene sentido... Todo pasó justo cuando la atravesamos.

-         Lo que no explica es por qué no hay mujeres en la isla. Debería haberlas, aunque fueran todas niñas, ¿no? – expuso Sanji.

-         Esa es la parte que no sabemos muy bien cómo explicar – dijo uno de los aldeanos.

-         ¿Qué quieres decir? – Usopp estiró una de sus piernas y se dio golpecitos en ella, ya que se le había dormido.

-         No sabemos qué ocurrió exactamente. Estábamos inmersos en un caos terrible, ya que no sabíamos cómo demonios invertir el efecto de la niebla...

-         ¡ESPERA! ¿No sabéis cómo invertirlo? – Sanji se incorporó y miró a Jam horrorizado - ¿Y QUÉ SERÁ DE MIS BELLAS DAMISELAS? ¿SERÁN NIÑAS PARA SIEMPRE?

-         Cálmate, Sanji – le tranquilizó Chopper – Si no tienen una cura para invertir el efecto... la buscaré.

Sanji miró a Chopper y, tras unos segundos, volvió a sentarse, pero estaba claro que no estaba tan tranquilo como quería hacer ver. Ninguno lo estaba. La posibilidad de que las tres jóvenes se quedaran en ese estado para siempre era un poco... no había ni palabras para describirlo.

-         El caso – continuó Jam – es que, cuando estábamos ocupados con todo el asunto de volver a las mujeres a la normalidad, acosando a Jemei para que encontrara una forma de anular el efecto de esa niebla, en un visto y no visto... las mujeres empezaron a desaparecer una a una.

-         ¿Así porque sí? – preguntó Franky – Es imposible.

-         Ya os hemos dicho que no sabíamos explicar esto – dijo otro aldeano – En cuanto nos despistábamos un momento... alguna de ellas desaparecía. Las buscamos por toda la isla, pero no hubo manera de encontrarlas.

-         ¿Habéis dicho que no podéis encontrar a las chicas de vuestra tripulación? – preguntó Jam. Al ver que ellos asentían, frunció el ceño – Creo que deberíais prepararos para lo peor, ya que, al parecer, no hay forma de que volváis a encontrarlas.


Esa afirmación, se vio remarcada por un sonoro ronquido por parte del capitán de los Mugiwara, que se encontraba durmiendo, apoyado contra uno de los aldeanos, que no se había movido durante toda la explicación, para no despertarlo.


8 comentarios:

  1. Eso es, Luffy, tú duerme. Que el devenir de los días no irrumpa en tu descanso... xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
    En serio, lo de Luffy no tiene nombre XDDD
    Pues Sanji va a acabar pedófilo perdido, como no vuelvan a la normalidad XDDDDDDD

    Me encanta, jolines >,<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Una charla importante? Es hora de dormir. Maldito Luffy, siempre hace lo mismo xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
      JAJAJAJAJAJAJAJ, sí, PedoSanji a partir de ahora xDDDDDDDD

      Ains,tonta >o<

      Eliminar
  2. Luffy... creo que es importantes que escuches, al menos, la últiuma parte de la conversación referente a tus nakamas! jajaja Pero también te digo que prefiero a un Luffy dormido que a un Luffy que no deja al resto escuchar la historia! Es más mono... *.* jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJAJA, a Luffy no le importa. Él sacará a sus nakamas de allí pase lo que pase xDDDDD
      Ains, me encanta >.<

      Eliminar
    2. Lo sé xD Él con saber que es una niebla misteriosa es feliz! jajaja Es más adorable... *.* xD

      Eliminar
    3. JAJAJAJAJAJA, se liará parda, ya verás MUAHAHAHAHA

      Eliminar
    4. Es Luffy... no me estrañará nada viniendo de él! jajaja

      Eliminar
    5. Jajajajaja, aunque tengo ganas de terminar esta saca para avanzar con el ZoroxAri >o<

      Eliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!