martes, 26 de junio de 2012

Mr. Prince (#3)


Sanji recogió sus zapatillas del casillero y guardó las que usaba en el instituto. Era tarde, bastante más que de costumbre. La reunión del Consejo Estudiantil se había alargado más de lo que habían previsto, ya que el Festival Escolar se estaba acercando y era necesario comenzar a prepararlo todo. Dejó escapar un suspiro, sabiendo que era el último en salir de allí, todos los demás habían corrido despavoridos mientras él ordenaba papeles. Ni siquiera el actual presidente se molestaba en hacer ese tipo de cosas, siempre le tocaba a él, que era el vicepresidente.

Al salir del recibidor, se topó con tres chicos del instituto, pero sin sus uniformes. Sanji frunció el ceño al darse cuenta de que eran algunos de los estudiantes con los que él tenía... “negocios”.

-         ¡Yo, Tsunoda-kun! – dijo Sakaguchi, un chico moreno tanto de cabello como de piel, debido a que estaba en el club de natación.

-         Hola – se limitó a responder Sanji.

-         ¿Ha terminado ya la reunión del Consejo? – preguntó Tagawa, un joven de pelo castaño y sonrisa afable, que escondía una personalidad bastante retorcida. A Sanji no le agradaba, pero pagaba muy bien y a él le hacía falta.

-         Sí... Me estaba yendo a casa ya – respondió él.

-         ¿No tienes tiempo... para nosotros? – dijo Aihara, un prodigio del club de fútbol de pelo negro y ojos igual de oscuros.

-         La verdad es que no. Tengo un poco de prisa.

Sanji comenzó a caminar de nuevo, pasando al lado de ellos, pero Tagawa le agarró del brazo, impidiéndole avanzar.

-         ¿Estás seguro? Hace mucho que no podemos divertirnos contigo y tenemos ganas, ¿sabes? Así que hemos pensado que ahora es un buen momento para hacerlo.

-         Os dije que ya no quería hacer ese tipo de cosas, así que suéltame.

-         Vamos, no te hagas el estrecho... sabemos que te encanta tener sexo y, además, te pagaremos por ello. Necesitas el dinero, ¿no? – dijo Sakaguchi.

Él se mordió el labio con fuerza. Sí, necesitaba el dinero, pero le había prometido a Zoro que ya no se vendería. No hasta que Zoro estuviera satisfecho y le dejara en paz. Antes de poder moverse o decir algo, Aihara le agarró de la barbilla y le obligó a abrir sus labios en un beso duro y asfixiante. Sanji intentó resistirse o empujarles, pero Tagawa llevó sus brazos hacia su espalda, inmovilizándole. Sakaguchi también se acercó a él y llevo sus manos a los pantalones del rubio, los desabrochó y comenzó a bajarlos. Sanji cerró los ojos con fuerza, sin poder hacer nada más por evitar que aquello pasara.

-         Oi, ¿qué se supone que estáis haciendo?

Él abrió los ojos al reconocer esa voz. Zoro se encontraba frente a ellos, todavía vestido con el uniforme del instituto y llevando su mochila colgada del hombro, por lo que había estado esperando ahí sin irse a casa. ¿Le había estado esperando a él? Sanji no tenía ni idea, pero verle le hizo sentir un inmenso alivio.

-         Mierda, Roronoa, piérdete. Esto no es asunto tuyo – dijo Aihara.

-         ¿O es que quieres unirte? – preguntó Tagawa con una sonrisa de medio lado – El culo de Tsunoda-kun es mejor que cualquier mujer, te lo garantizo.

Zoro abrió la boca en un bostezo gigantesco y luego les miró con los ojos entrecerrados, como si se muriera de sueño.

-         Qué aburrido... A Sanji no parece gustarle lo que tratáis de hacer – dijo acercándose a ellos despacio, mirando al rubio que intentaba zafarse de las garras de Tagawa.

-         Pero no dirá nada mientras le paguemos por ello – aseguró Sakaguchi.

-         ¿Podéis dejarle ir? – Zoro dejó caer su mochila al suelo.

-         ¿Estás buscando pelea, Roronoa? – Aihara le dio la espalda a Sanji y se encaró con el recién llegado.

Zoro le dio un puñetazo en la cara que le envió al suelo, para luego darle una patada en el estómago a Sakaguchi. Ya solo quedaba Tagawa. Este fulminó a Zoro con la mirada, soltó a Sanji, que comenzó a colocarse la ropa, y se lanzó a por Roronoa. No llegó a darle, ya que Zoro le asestó un golpe en el centro del estómago que le dejó doblado por la mitad. Después de eso, agarró a Sanji por el brazo y miró a los tres payasos, que jadeaban debido a los golpes.

-         Él es mío – dijo – Si os atrevéis a tocarle de nuevo, os mato.

Y dicho esto y tras recoger su mochila del suelo, comenzó a tirar del rubio, alejándose del terreno del instituto.

Sanji miraba a Zoro sorprendido. ¿Qué había querido decir con eso? Él es mío. Tenía que admitir que estaba un poquito feliz de escuchar eso. Todos esos días que había pasado con aquel delincuente le habían hecho darse cuenta de que, en realidad, era un buen chico y que, incluso, había llegado a gustarle... un poco.

De repente, Sanji se vio con la espalda apoyada contra un muro y el cuerpo de Zoro frente a él, con sus manos apoyadas en la pared, una a cada lado de su cabeza.

-         Bésame – ordenó Zoro.

-         ¿Qué? – preguntó Sanji. Tenía que haber escuchado mal.

-         Que me beses. Eres mi esclavo, ¿no? Tienes que hacer todo lo que yo te diga, así que... hazlo. Ahora.

A Sanji no le quedó más remedio que hacer lo que pedía. Agarró las solapas de la chaqueta del uniforme de Zoro y le besó. Fue un beso suave al principio, nada más que un pequeño movimiento tentativo de sus labios sobre los de él. Pero el beso fue cogiendo fuerza poco a poco, hasta que Sanji se vio superado por Zoro. Roronoa introdujo su lengua dentro de la boca de Sanji, que dejó escapar un pequeño gemido, y pegó su cuerpo al de él. Tras un minuto de beso apasionado, Zoro se separó de Sanji y apoyó su frente contra la de él. Ambos jadeaban, intentando recuperar el ritmo habitual de sus respiraciones agitadas.

-         No sé por qué... pero cuando los he visto tocándote, he querido matarlos. No dejes que nadie más te toque, ¿de acuerdo? – dijo Zoro en voz baja.


6 comentarios:

  1. Solo una palabra... ARF.
    (Bueno, eso no es del todo una palabra, pero me has entendido xDDDD)

    Hijos de mil perras... Se atreven a acosar a MI SANJI. Ojalá mueran arrollados por un tren.

    Zoro rules! En serio, me encanta como hace de macho alfa, xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    Me quedo con... "No dejes que nadie más te toque..." Que se me caen...



    I LOVE IT! *.*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, venga, aceptamos barco como animal acuático xDDDDDDDDDDD
      Lo siento... yo no quería que unos payasos acosaran a Sanji, pero... un uke no es un uke si no intentan violarlo xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Ahora es Mr. Uke con todas las de la ley JAJAJAJAJJAJAJAJAJAJAJ

      Y sí... Zoro de machote me encanta *.* Es como todo seme debería ser MUAHAHAHAHAHAHAHA

      Ains, guarrona... A mí también xDDDDDDDDDDDDD

      ¡Te adoro!

      Eliminar
  2. Me encanta Zoro.... xDDDD
    La verdad es que al principio no era una pareja que em gustara demasiado... pero ahora les estoy pillando cariño.... jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también *.*
      TÍIIIIIIIIIIIIIIIA, PERO SI ZOSAN ES ADORABLEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE *.* Es una de las parejas Yaoi que más me mola xDDDDDDDd

      Eliminar
  3. me dejo muerta de felicidad, Nakama... TE HAS LUCIDO!!!!! cada cosa que leía gritaba "SSSII!!!" y cuando le ordena que le bese yo " SSIII, BESALO BESALO" *-----* que lindo Zoro celosito <3 me matasteee ;w; hermoso cap x33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, muchas gracias, jopetas, me vas a sacar los colores *.* La verdad es que estoy muy satisfecha con este cap, me quedó mejor de lo que esperaba jajaja

      Eliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!