jueves, 12 de abril de 2012

Zoro y Ari. Saliendo del Abismo (#2)

Zoro torció el gesto al oír eso, pero no lo negó. No podía hacerlo, ya que llevaba razón. Fue algo muy cruel, pero él no tenía intención de decir aquello, simplemente... le salió solo.

****

Acababa de llegar al Sunny, junto a Luffy, Chopper y el maldito cocinero, que se encontraba en el archipiélago Shabondy y, después de todos los saludos correspondientes tras la separación de dos años, otra persona subió a bordo del barco. Había cambiado un poco, pero todavía era totalmente reconocible. Todos se quedaron mirando a la recién llegada con asombro. Estaba claro que ninguno había esperado encontrársela ahí.

-         ¡Ari! – dijo Luffy con alegría - ¿Dónde estabas? ¡Te fuiste por tu cuenta sin avisar!

-         Lo siento, lo siento – la joven sonrió – Estaba buscando al viejo Rayleigh, pero no lo encontré.

La larga melena de Ari había desaparecido y ahora mostraba un corte similar al de su hermano, pero lo que más llamaba la atención eran las lágrimas tatuadas bajo sus ojos. Su cuerpo también había cambiado, los pechos le habían crecido considerablemente, casi saliéndose del pequeño bikini que llevaba, y sus formas se habían redondeado. El tatuaje que rodeaba su ombligo también había cambiado ligeramente, ya que la A de la parte superior aparecía tachada. Lucía una enorme cicatriz que cruzaba su muslo desde la rodilla hasta perderse por el borde de sus pantalones cortos. Eso sí, seguía igual de bajita que hacía dos años y vistiendo completamente de negro, si podías llamar “vestir” a la cantidad de ropa que llevaba.

-         Ari-chaaaaaaaaaaaaaaaaan – dijo Sanji antes de comenzar a sangrar por la nariz y caerse al suelo.

-         ¡Sanji! – exclamó Chopper corriendo hacia él.

Brook carraspeó, se colocó la ropa y se acercó a Ari con el bastón colgado del antebrazo.

-         Señorita... ¿sería tan amable de enseñarme su ropa interior? – le dijo de forma educada.

Ari se quedó mirándolo durante un instante, luego se echó a reír.

-         ¡Así que es verdad! – dijo riendo - ¡Un esqueleto que se mueve y habla!

-         ¡Te lo dije! – le dijo Luffy riendo también - ¿No es genial?

-         ¡Ah! Por cierto... – Ari se llevó la mano a los shorts y comenzó a desabrocharlos, con intención de mostrar su ropa interior.

-         ¿Qué haces, idiota? – le dijo Nami, golpeando a Ari en la cabeza - ¡No le enseñes nada!

-         ¡Ouch! ¡Eso duele!

-         Deduzco que esta es la hermana de Luffy – dijo Franky mirando a la pequeña.

Ari le miró boquiabierta y se acercó a él.

-         ¡INCREÍBLE! ¡ERES UN ROBOT! – gritó encantada – Luffy me dijo que eras humano, pero no puede ser... ¡Eres un robot!

-         No... esto... Soy humano – dijo él.

-         Es algo mona – dijo Robin sonriendo ligeramente – Un poco adorable.

-         ¿Y? ¿Qué hace aquí? – le preguntó Usopp a Luffy, señalando a Ari que examinaba a Franky alegremente dando vueltas alrededor de él.

-         ¡Oh! Se ha unido a la banda, ahora es nuestra nakama – Luffy sonrió con orgullo.

-         ¿QUÉEEEEEEEEEEEEEE? – gritaron Nami, Usopp, Zoro y Chopper.

-         Tomando todas las decisiones por tu cuenta... No llegaremos a la siguiente isla... – murmuró Nami.

-         Daré gracias si conseguimos salir de esta... – añadió Usopp.

-         Bueno, no hay nada que hacer... Parece que el capitán ya lo ha decidido – dijo Robin tranquilamente y aceptando la idea de primeras.

-         Me arde el pecho de la emoción de tener a otra joven señorita con nosotros, pero, claro... ¡los esqueletos no tenemos pecho! – bromeó Brook.

Sanji se había recuperado lo suficiente como para incorporarse. Miraba a Ari, que no dejaba de dar saltitos alrededor de Franky, ajena totalmente a la reacción que había provocado la noticia en los Mugiwara.

-         Ella ha crecido...– dijo Sanji - ¡Y ahora hay tres chicas preciosas en la tripulación! Oh... el cielo... esto debe ser un milagro del cielo...

Franky, empezando a cansarse de ser observado de esa manera, cogió a Ari por la capucha de la capa y la alzó, dejando a la joven colgando. Le miró y sonrió ampliamente.

-         ¡Qué divertido! – exclamó, haciendo sonreír a Franky también.

-         No hay nada que hacer, entonces... Te doy una SUUUUUUPEEEEEEEEEEER bienvenida a la banda – le dijo el hombre.

-         Eso... ¡Bienvenida a la banda, Ari! – gritó Luffy.

Todos le siguieron, un poco a regañadientes, y le dieron la bienvenida a la hermana del capitán. Todos menos Zoro, que miraba a la joven con el ceño fruncido. Verla de nuevo le había hecho recordar su extraño comportamiento durante su encuentro en Arabasta y no estaba preparado para lidiar con ella de nuevo...

-         No lo acepto... No quiero que se una a nosotros – soltó Zoro de repente en voz alta, antes de poder evitarlo.

La banda entera le miró con el ceño fruncido.

-         ¿Qué demonios dices, estúpido marimo? – le dijo Sanji molesto.

-         Además, ya no hay vuelta atrás... – dijo Usopp.

-         Luffy ya la ha aceptado a bordo – dijo Chopper.

-         Eso, Zoro, todo será más divertido si Ari está con nosotros. ¡Se ha vuelto muy fuerte en estos dos años! – le dijo Luffy sonriendo, sin darle importancia a lo que había dicho el espadachín.

Ari miraba a Zoro sin mostrar ninguna expresión de enojo o dolor. Se rascó la oreja con una sonrisa estúpida en la cara, todavía colgada de la capa que sostenía Franky.

-         ¿Tienes miedo de que te dé una paliza, cabeza de alga? – provocó ella.

-         ¿No tienes una banda? ¿Por qué no estás con ellos? ¿Dónde están? ¿Te han echado por pesada? – dijo Zoro, respondiendo a la provocación.

Eso consiguió que la sonrisa de Ari despareciera de su rostro. Ella se mordió el labio, en un claro intento de contener las lágrimas, pero solo Zoro vio ese gesto, ya que todos se habían vuelto a mirarle.

-         ¡Oye, Zoro! No deberías decir algo así...  – le dijo Nami.

-         Creo que te has pasado – dijo Chopper.

-         Debe tener una razón para estar aquí – añadió Usopp.

-         Eso no fue nada SUPEEEEEEEER – dijo Franky.

-         Yohohohohoho – se limitó a decir Brook.

Robin permaneció en silencio, simplemente observando la escena.

-         Sus nakamas están muertos – explicó Luffy – Desde antes de la guerra.

-         No puede ser... – murmuró Nami.

El resto miró a Ari con compasión en los ojos, sintiendo la pena de la joven, que ni decía nada ni se había movido del lado de Franky. Zoro se sintió terriblemente mal al escuchar eso. Él no pretendía meter el dedo en la herida, pero lo había hecho y con saña.

-         Yo... lo siento... no pretendía... – comenzó a decir.

Ari le quitó importancia con un gesto de la mano.

-         No importa, ya ha pasado mucho tiempo... – dijo con una sonrisa.

Aún así, todos sabían que algo como eso, un dolor semejante, no llegaba a irse del todo. 

****

-         Nunca pretendí hacerte sentir mal con lo que dije – dijo Zoro de vuelta al presente.

-         ¿Y cómo esperabas que me sintiera? – dijo Ari poniéndose de pie, con las manos en las caderas e inclinándose sobre él, que seguía sentado y, a pesar de eso, estaban a la misma altura – Me dijiste algo tremendamente cruel al insinuar... – ella no pudo seguir, ya que se le había formado un nudo en la garganta y las lágrimas amenazaban con brotar de nuevo - ¡Maldición! No debo llorar... no debo llorar – dijo limpiándose las pequeñas gotas que se habían formado en sus ojos – Ace odia a las personas lloronas...



8 comentarios:

  1. Zoromingo on fayer jajajajajajaja
    Jopé, pobre Ari :______ Cómo se atreve a decirle eso a mi ahijada??? Si es que cuando uno no sabe, no tiene que abrir la boca... -.-'

    Pero bueno, supongo que él ya sabrá cómo arreglar algo así jorjorjor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zoromingo xDDDDDDDDDDDDDDD
      Jo, es que la caga pero bien... no de forma intencionada, pero la caga >.<
      Sí, a pollazo limpio xDDDDDDDDDDDD

      Eliminar
  2. se ha lucido Zoro... xDDD Menos mal que lo arreglará! jajaja
    jooo... pocre Ari... me da penita... y eso que le va a enseñar las bragas a Brook... xDDD
    "Ace odia las personas lloronas..." me encanta... *.*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí... se luce, el tío xDDD Y sí... lo arreglará... serán súper monosos en el próximo capi *.*
      Sí, a mí también me da pena... y todavía no he escrito la muerte de los nakamas... moriré, en serio xDDD
      Tan cuki *.*

      Eliminar
    2. dios, la muerte de lo nakamas.... pobre Ari... me da pena solo de pensarlo... xD

      Eliminar
    3. Pues ya verás cuando lo leas xDD Es que va a ser horrible >.< Bueno, eso tengo pensado, lo mismo luego me sale una caca xD

      Eliminar
  3. efuyg2eyufb aaww TTT____TTT ame como dijo al final de que no podia llorar porque a Ace no le gustaban las personas así herf 2grfvuy2 ese Marimo ¬¬ dan ganas de darle muchos zapes~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiiiii, ¿verdad? Ari es tan adorable llorando :__
      Jajajaja, eso es lo que sentí yo cuando escribí a Zoro diciendo esas cosas xD

      Eliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!