domingo, 15 de abril de 2012

Mr. Prince (#2)

-         No tan fuerte... – gimió Zoro.

Sanji observó la espalda desnuda de Zoro con el ceño fruncido. Cuando le dijo que sería su esclavo no se imaginó que estaría en esa posición.

-         Te he dicho que seas más suave – le dijo Zoro girando la cabeza para mirar hacia atrás con los ojos casi totalmente cerrados.

Sanji suspiró.

-         Ya te he dicho que no sé dar masajes, idiota – le replicó apretando los hombros del otro chico.

Estaban en la azotea del instituto, Zoro sentado y Sanji de rodillas tras él. El primero se había quitado la chaqueta, la camisa y la corbata del uniforme azul marino y las había colgado en la cabeza de Sanji, para que “no se mancharan”, había dicho.

-         ¿Qué clase de persona vende su trasero pero no sabe dar masajes? – inquirió Zoro mirando de nuevo hacia delante.

-         La gente que me paga no lo hace precisamente para que les dé masajes, ya lo viste...

-         Sí, sí, putita... Anda, ve a la cafetería y compra un bollo relleno de carne para mí.

-         ¿Por qué no vas tú? – le preguntó Sanji de mal humor.

-         Porque eres mi esclavo, ¿recuerdas? Tú accediste a esto para que yo no me fuera de la lengua, así que ahora hazte cargo de las consecuencias.

Sanji chasqueó la lengua y cogió el dinero que Zoro le tendía y que se había sacado del bolsillo de los pantalones.

-         Que esté caliente. Odio cuando se enfrían – le dijo mientras cogía su ropa de la cabeza de Sanji y comenzaba a ponerse la camisa.

El rubio se puso de pie y caminó hacia la única puerta que llevaba de nuevo al interior del edificio.

Ya habían pasado dos semanas desde que Zoro le pillara y él aceptara ser su esclavo para que mantuviera la boca cerrada. Sanji se había imaginado que le pediría sexo o algo por el estilo, no había esperado que le tratara más como a un sirviente, obligándole a hacer las tareas más absurdas e idiotas, como ir a comprarle un maldito bollo a la cafetería del instituto. En todo este tiempo no había aceptado ninguna de las ofertas que le habían hecho porque Zoro se lo había prohibido como parte del trato: nada de venderse mientras fuera su esclavo y, para asegurarse, debía pasar cada momento libre en la escuela con él. Era una auténtica mierda. Sanji necesitaba ese dinero. Podría aceptar peticiones después de las horas lectivas, pero su política era no hacerlo fuera. Hasta él tenía un límite. Quitando ese detalle, pasar el tiempo con el “delincuente” de la clase no estaba tan mal.

Llegó a la cafetería, que, a esa hora de la mañana, estaba totalmente abarrotada de alumnos de todos los cursos. Se puso a la cola detrás de un chico pelirrojo muy alto y esperó, impaciente, a que le llegara su turno. Esperaba que quedaran bollos para cuando le tocara pedir, sino Zoro le iba a echar la bronca y no le apetecía nada escucharle.

-         ¿Has estado con Zoro últimamente?

Sanji agudizó el oído al escuchar el nombre de su “amo”. Miró hacia el lugar del que había venido la pregunta y se dio cuenta de que delante del chico que le precedía estaban Nami y Robin, dos chicas de su clase. Dos chicas que, como todo el mundo sabía, tenían sexo con Zoro o cualquier otro bastante a menudo.

-         Que va – respondió Robin – Desde hace un par de semanas dice que tiene algo que hacer.

-         Creo que se pasa todo el rato con Mr. Prince – le dijo Nami enrollándose un mechón de pelo en el dedo – Oí a una chica de primero en el baño.

-         ¿Con Don Perfecto? ¿Qué demonios se le ha perdido con él?

-         Ni idea, pero también he escuchado algunos rumores sobre Mr. Prince...

-         ¿En serio? ¿Alguien crearía rumores sobre una persona tan aburrida?

-         Deberíamos preguntarle directamente a Zoro en el quinto período. Toca Educación Física y él siempre viene a esta asignatura – concluyó Nami encogiéndose de hombros.

Sanji torció el gesto. No es que le importara que esas dos le consideraran aburrido, sino más bien... el hecho de que hubiera empezado a haber rumores sobre él. Eso no era bueno. Sabía que ninguno de sus “clientes” hablaría, ya que ninguno quería que se supiera que se habían tirado a un chico, pero uno nunca sabía al 100%.


Una vez de vuelta en la azotea y con el bollo de carne caliente en la mano, Sanji se acercó al cuerpo tumbado de Zoro. Ya estaba dormido de nuevo. ¿Cuánto dormía ese chico? Se pasaba las clases a las que iba y los recreos siempre dormitando.

Se sentó a su lado y le observó. El cabello verde despeinado, la camiseta medio abierta y la corbata mal anudada. La verdad es que Roronoa Zoro siempre le había parecido un chico muy guapo, pero tenía un aire de “no te acerques a mí” y “no me importa nada” alrededor que había evitado que se fijara mucho más allá en su persona. Sanji dejó el bollo a un lado y se inclinó ligeramente sobre el cuerpo de su compañero.

-         ¿Qué se supone que estás haciendo, Mr. Uke? – preguntó Zoro abriendo los ojos.

Sanji se sobresaltó. Así que no estaba realmente dormido.

-         ¿Pensabas violarme o algo por el estilo?

-         Siento desilusionarte, pero no lo hago gratis – respondió el rubio, sentándose derecho. Cogió el bollo y se lo tendió – Tu comida.

Zoro se incorporó y se sentó en el suelo con las piernas cruzadas. Cogió el bollo de carne y comenzó a comer.

-         ¿De verdad te gusta hacerlo de esa forma? – le preguntó masticando.

-         No veo que tú digas que no cuando alguna chica te lo pide. Yo, al menos, me llevo algo más por ello.

-         Yo me sentiría usado si me pagaran por ello – dijo Zoro pensativo.

Sanji se quedó callado durante unos segundos. Se sentó con las rodillas contra el pecho y apoyó la mejilla sobre una de ellas.

-         Pero necesito ese dinero. Es importante – murmuró en voz baja finalmente.


7 comentarios:

  1. Sanji putita.... ME GUSTA. xDDDDDDDDDDDDDDDDD
    Me sé de una que sabe de sobra lo que importa el dinero y que sería capaz de ahcer cualquier cosa por conseguirlo... mmh...

    Me gusta mucho mucho mucho, nakama!

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja, sí, a mí también ^^ Son los dos tan monos *.*

    Sí... yo también la conozco... Y tiene un álter ego que está como un cencerro xDDDDDDDDDDDDDDD

    ¡Me alegro, nakama! ^^

    ResponderEliminar
  3. jajaja si es que hasta pegan juntos.... xDDDD Me gusta la pareja jajaja
    "necesito el dinero"... y... a esperar al capi siguiente... No, no estoy impaciente...*actualiza...Aún no hay capi... vuelve a actualizar*

    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Ves? ¿Ves? Te lo dije... ZoSan is the best couple ever xDDDD
      Sep... hasta después de la minisaga de la isla misteriosa no habrá más ZoSan >.<
      Jajajajaja

      Eliminar
  4. xDDDD sdrytfvytrgbfurf se pone mas interesante *---* Sanji putita wdywgebfcyhebdfje suena tan cute (?) okno ._.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaaj, pues quedan por pasar muchas cosas aún *.* Las tengo pensadas, pero no desarrolladas xD

      Eliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!