jueves, 26 de abril de 2012

La Isla Misteriosa (#6)


Luffy, Ari, Chopper y Usopp se acercaron a la ubicación de su barco tan rápido como pudieron. Al llegar a la costa, vieron, asombrados, que una pequeña parte del bosquecillo estaba rodeado de llamas.

-         ¿Qué ha pasado? – exclamó Chopper.

El capitán dejó a Ari en el suelo, que paseaba la mirada con los ojos muy abiertos del barco a las llamas, y estiró los brazos para agarrar la barandilla del Sunny Go! y subir a la cubierta.

Usopp y Chopper se acercaron con prudencia a las llamas, para descubrir qué las había ocasionado. Había un gran boquete en el suelo que parecía hecho por el impacto de una bala de cañón. Usopp frunció el ceño.

-         Qué raro... es como si el disparo hubiese sido hecho desde nuestro barco... – comentó.

-         ¿Desde el barco? ¿Y por qué harían eso? – preguntó el doctor.

-         ¡Oyeeeeeeeeeeeeeeeee! ¡Sanji! ¡Franky! ¡Brook! – gritaba Luffy desde la cubierta.

Franky salió del interior del barco para encontrarse con el capitán.

-         Oh, ya estáis aquí – dijo.

-         ¿Qué ha pasado? – preguntó Luffy - ¿Y los demás? – añadió mirando alrededor, esperando ver a Brook, Sanji o a cualquiera de las dos niñas.

El carpintero se rascó la cabeza con su enorme mano y suspiró.

-         En realidad... no estamos seguros. Estábamos aquí tranquilamente cuando uno de los cañones se disparó solo y....

-         ¡¿SOLO?! – exclamó el otro - ¡Eso es increíble! ¡Quiero que lo haga otra vez! – y echó a correr hacia el interior para buscar el cañón, dejando solo al carpintero.

-         ¡Oi, Franky! – Usopp le llamaba desde abajo. Cuando se asomó, este le preguntó - ¿Qué es todo eso del cañón que se dispara solo?

-         Eso es lo que nos gustaría saber a nosotros... Simplemente lo hizo y cuando fuimos a ver... no había nadie y esa zona del bosquecillo estaba tal y como la veis. Después de eso, con la confusión... nos dimos cuenta de que Robin y Nami habían desaparecido.

-         ¿Qué? – dijo Chopper.

En ese momento, Luffy salió de nuevo a la cubierta con gesto abatido, desilusionado, ya que el cañón no se había disparado solo de nuevo.

-         Yo quería verlo... – se lamentó.

-         ¡Luffy! ¡Esto es malo! ¡Nami y Robin han desaparecido! ¡Tenemos que ir a buscarlas! – le dijo Chopper.

-         ¿Eh? – preguntó el capitán.

-         Tranquilos... Sanji y Brook ya están en ello. Salieron en su busca tan pronto nos dimos cuenta de que no estaban... A parte de eso... ¿dónde están Zoro y Ari? Pensé que habíais ido a buscarles.

-         Zoro se perdió y Ari está aqu... – Usopp paseó la vista por la costa, donde solo estaban él y Chopper. No había ni rastro de Ari - ¿Dónde demonios se ha metido? – exclamó.

-         ¡Hemos perdido también a Ari! – exclamó el doctor correteando de un lado a otro.

Luffy soltó una carcajada y bajó del barco de un salto.

-         Está bien, está bien. Vayamos a buscarlos a todos... ¡Esto me huele a aventura! – dijo emocionado.

Usopp suspiró.

-         Me esperaba algo así... – dijo – Franky, será mejor que vengas también... No nos hemos cruzado con nadie y esta isla no parece estar habitada... Creo que podemos dejar el barco solo.

-         ¿Estás seguro? – preguntó Franky – Entonces.... ¡SUUUUUPEEEEER! – exclamó bajando del barco de un salto.

-         ¿Por dónde empezamos a buscar? – preguntó Chopper.

-         ¿Qué más da? ¡AVENTURA! ¡AVENTURA! – gritaba Luffy, echando a andar sin rumbo.

El resto les siguió, sabiendo que nada bueno podría salir de todo aquello.



Ari se quedó mirando como una tonta a las dos niñas que tenía delante. Una era morena con unos grandes ojos azules, con una camiseta azul marino que le quedaba tan grande que hacía las veces de vestido. La otra tenía le pelo naranja y los ojos marrones. También vestía una camiseta que le quedaba grande, de color rosa. Las dos niñas miraban a la recién llegada con los ojos asustados.

-         ¡Aaaaaaaaaaaaaah! Cuando vi que los arbustos se movían, pensé que era algo que se podía comer – se quejó Ari - ¡Tengo hambre!

-         ¿A... a ti también te han secuestrado? – preguntó la que tenía el pelo naranja.

-         ¿Secuestrar? – preguntó Ari con el ceño fruncido.

-         Sí... esos hombres del barco... Nos despertamos ahí y no los conocemos de nada... Uno de ellos era un esqueleto que hablaba... – respondió la del pelo negro, con vocecilla asustada.

-         Y había otro que intentaba hacernos comer un montón de comida... seguro que estaba envenenada... – añadió la otra.

-         Y también... uno que parecía un robot enorme... Menos mal logramos disparar el cañón para entretenerles y huir...

Ari las miraba asombrada, sin creerse lo que le estaban contando.

-         ¿Un esqueleto que habla?... ¿Un hombre que da comida?... ¿Un robot?... Increíble... ¡Yo quiero verlo! – exclamó la pequeña.

-         ¡Sssssshhhh! – dijo la morena - ¡No puedes! ¡Podrían hacerte daño!

-         Pero... ¡un esqueleto que habla! ¡Comida! ¡Un robot! ¡No me harán daño! ¡Son cosas geniales!

-         ¿Quién eres, por cierto? – dijo entonces la otra con recelo, fijándose en la faja roja que rodeaba su pequeño cuerpo.

-         ¡Soy Ari! – dijo sonriendo ampliamente.

-         Yo soy Nami... y ella es Robin.

-         ¿Qué vamos a hacer ahora? – preguntó Robin, con un pequeño suspiro, apoyándose en un árbol.

-         Quiero comer... – se quejó de nuevo Ari en el mismo momento en el que su estómago hacía ruido debido al hambre.

Entonces, una figura vestida totalmente de blanco y con una máscara de zorro también blanca, apareció ante ellas.

-         Vaya, vaya... así que estabais aquí... Por fin os encontramos – un numeroso grupo de personas con el mismo traje, surgió tras el que había hablado. 


8 comentarios:

  1. Mmh... Robin de pequeña era toda una rebelde xDDDDDD Habla más así, que de adulta jajajajajajajajajaja. Seguro que los de las batas blancas son pedófilos... Seguro. xDDDD

    Me encanta, nakama! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, bueno, es que de peque hablaba más... ¡Ya llegarás! Algún día... jajajaja

      Bueno, no eran batas... eran más como... túnicas o algo xDDD como si fueran una secta xDDDDDDDDDDDDDDD

      ¡No mientas, maldita!

      Eliminar
    2. NO miento, puta. xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD
      Las sacrificarán al grandísimo Dios Ra. xDDDDDDDDDD

      Eliminar
    3. Sí, mientes xDDDDDDDDDDDDDD Y no me llames puta.. Prefiero... "mujer de la calle" o algo así...

      xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD Las sacrificarán al Grandísimo Dios PedoBear xD

      Eliminar
    4. xDDDDDDDDDDDD Una cosa que me tiene intrigada... Cómo se rasca Franky la cabeza con su robótica y monstruosa mano?

      Eliminar
    5. Con la palma xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD No puede hacerlo de otra forma... Bueno, podría... pero no quiero que lo haga así xD

      Eliminar
    6. Jajajajajajajajajajaja por eso te lo preguntaba, porque no me encajaba la cosa.... ES QUE NO ME JODAS QUE MINI-CABECITA Y QUE PEDAZO DE MANO!

      Eliminar
    7. Jajajaa, ya... Franky me da un poquito de asco, la verdad xDDDDD Es tan... espantosamente no humano xD

      Eliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!