jueves, 5 de abril de 2012

Formación de la banda Crow (#8)


Ari se hundió sin poder hacer nada por evitarlo, ya que tenía las manos esposadas. Vio cómo Smoker también se hundía como un peso muerto en el agua, como cualquier otro usuario de Akuma no Mi. Ella pataleó, intentando salir a la superficie, pero sin la ayuda de las manos, le resultó totalmente imposible. En el mismo momento en el que vio a un par de marines nadando hacia ellos, sintió que alguien agarraba su cintura y tiraba de ella, que volvió a patalear al pensar que era otro miembro de la Marina. El desconocido giró su pequeño cuerpo y Ari quedó cada a cara con un molesto Yushi. Ella torció el gesto y se dejó arrastrar por el chico, que tiró de ella hasta llegar a la superficie.

Una vez fuera, Yushi nadó hacia el barco, que los esperaba unos metros más adelante. Por suerte, la Marina estaba demasiado ocupada con el Capitán Smoker como para preocuparse por ellos. Ari observó cómo sacaban al oficial del mar, tosiendo y fulminando a todos con la mirada.

-         ¡Maldición! – exclamó él.

Ella sonrió y cuando la Marina miró en su dirección, sonrió aún más y les sacó la lengua en un gesto burlón, lo que sirvió para enfadar más a Smoker, pero no mostró intención de ir tras ellos, fuera cual fuera la razón.

-         ¡Yushi, date prisa! – le apremió Tad desde el barco.

-         ¡Ya voy! No es mi culpa... es demasiado pesada – respondió el chico.

-         ¿AH? ¡No soy pesada! – se quejó Ari.

-         No lo digo por ti, idiota... pero esos grilletes que llevas deben doblar tu peso, por lo menos – exageró Yushi.

Ella se miró las manos esposadas y las movió, haciendo tintinear los grilletes.

-         ¿En serio? – preguntó ella con el ceño fruncido.

-         ¿No lo notas? – dijo él.

-         No realmente...

-         ¿De dónde demonios has salido tú?

-         ¡De una isla del East Blue!

-         No me refería a eso... – murmuró él.

Finalmente, llegaron al barco, donde les esperaba una escalera para poder subir. Yushi se cargó a Ari al hombro y comenzó a trepar por la escalera.

-         ¿Qué haces? ¡Puedo subir sola! ¡Bájame!

-         ¡Maldición! Estate quieta de una vez, idiota. ¿Cómo pretendes subir con las manos esposadas?

Ari se quedó un rato en silencio, dejando que Yushi cargara con ella hasta arriba.

-         Pues tienes razón – dijo al fin.

-         ¡Claro que la tengo!

Una vez arriba, Yushi dejó a Ari sobre sus dos pies y ella observó cómo toda la banda, salvo Nakano, la rodeaba. Nakano estaba al timón, seguramente poniendo al barco rumbo lejos de allí. Ella los miró a todos, que estaban más heridos y ensangrentados que antes, debido a su refriega con la Marina. Ella misma se notaba la cara llena de arañazos y con el pelo pegado a ella y los nudillos en carne viva, que escocían debido a la sal del mar, pero no le dio importancia. Sonrió ampliamente.

-         ¿Qué hacéis aquí? – les preguntó.

-         ¿Ni siquiera un “gracias” por haberte salvado? – inquirió Sone.

-         ¡Oh! ¡Gracias! Pero... ¿qué hacéis aquí? – repitió Ari.

-         ¿No es obvio? – dijo Kiyo sonriendo también.

Ari se rascó la mejilla sin dejar de mirarles.

-         ¿Se os ha olvidado algo en la ciudad?

Un suspiro colectivo llenó el aire.

-         Sí, olvidamos a nuestro nuevo capitán – dijo Tad despacio.

-         ¿EEEEEEEEEEEEEEEEEEEH? No queréis ser mis nakamas... ¿y tenéis nuevo capitán? ¿Quién es? ¿Cuándo le habéis conocido? ¿Dónde está? ¡Le patearé el trasero! ¡No es justo! – protestó Ari agitando los brazos y haciendo tintinear los grilletes de nuevo.

-         ¿Cómo puede existir alguien tan idiota? – preguntó Yushi - ¡Hemos vuelto a por ti, tarada!

Ella se detuvo en el momento y les miró uno por uno. Poco a poco, todo comenzó a cobrar sentido dentro de su golpeada cabeza y conforme la idea se aclaraba, una enorme sonrisa iba apareciendo en su rostro.

-         ¡GEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEENIAL! Pero... ¿estáis seguros de esto? – preguntó con el ceño fruncido.

-         Lo hemos pensado mientras nos alejábamos... y, definitivamente, no queremos dejar de ser piratas, así que te daremos una oportunidad y a ver a dónde nos lleva eso, capitana – dijo Maru con una sonrisa.

“Capitana”... A Ari le gustaba cómo sonaba aquello. Después de tanto tiempo sola en el mar, por fin había conseguido nakamas... ¡y un barco! Hablando del barco... ella miró hacía la vela y el Jolly Roger... luego desvió su mirada hacia el mascarón de proa... Debían cambiar algunas cosas.

-         No quiero menospreciar a vuestra anterior banda, pero... no me gusta eso del mirlo – dijo.

-         Creo que a ti te quedaría mejor algo como... “Cuervo” – repuso Sone, mirándola fijamente.

-         ¿”Cuervo”? ¿Por qué? – le preguntó Yushi.

-         Porque viste de negro – Sone se encogió de hombros.

-         ¡Eso no es una razón! – exclamó el más joven.

-         ¡Me gusta cómo queda! Por cierto... – Ari miró hacia el puerto, que cada vez estaba más lejos – Creo que he perdido mi capa...

-         Nakano recogió tu manto ese cuando subimos a bordo – dijo Tad señalando a Nakano, que sostenía el manto sobre su hombro.

-         ¡Menos mal! – dijo ella sonriendo.

-         ¿Es especial para ti? – preguntó Maru.

-         No, pero lo tomé prestado y me sentiría mal si lo hubiera dejado aquí en Loguetown...

-         Con “tomar prestado”... ¿se refiere a que lo robó? – inquirió Kiyo - ¿Y se siente mal olvidándolo pero no robándolo?

-         No importa, no importa – dijo Ari, restándole importancia con un gesto de la mano – Deberíamos celebrar la formación de la banda Crow – añadió emocionada.

-         ¿Celebrar? No tenemos nada para celebrar... De hecho... creo que no tenemos ni comida a bordo – dijo Tad pensativo.

-         ¿QUE NO HAY COMIDA? – exclamó Ari – ¡NO PUEDE SER! ¡VOLVAMOS AL PUERTO! ¡NAKANO VUELVE AL PUERTO!

-         ¡NI HABLAR! – gritaron todos.

-         Chicos, no es por incordiar, pero... ¿por qué demonios no le quitáis los grilletes de una vez? – dijo Nakano mirándolos con una ceja enarcada.


5 comentarios:

  1. Si no compran comida pronto se los comerá a ellos. LO HARÁ.
    xDDDDDDDDDDD

    Adoro a mi ahijada *.* Algo de su retraso mental viene de familia :D

    Dios, me encanta!!!

    ResponderEliminar
  2. Na... es cuando asaltan el barco de la Marina y consigue la Akuma no Mi ^^ Pero eso no lo voy a escribir, que me eternizo con el pasado y quiero ZAri xDDDDD

    Sí... es retra... peor me encanta xD

    ResponderEliminar
  3. xDD juro que me encanta Ari!! mas tonta no podía ser la chiquilla xDDD

    ResponderEliminar
  4. Sin comida Ari no sobrevivirá ni hasta el próximo capi!!! jajaja

    ResponderEliminar
  5. Ali: Jajajaja, a mí también me encanta, es lerdísima, es genial jajajaja

    Ruth: Sin comida, Ari muere, sí xDD Pero por eso atacan un barco de la Marina xDDDDDDDDD

    ResponderEliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!