lunes, 9 de abril de 2012

Despedida en Arabasta (#2)


Fuera, frente al Going Merry, había un gran barco, cuyo mascarón de proa era la cabeza de un pájaro negro y, en la vela mayor y el Jolly Roger, aparecía una calavera con el contorno blanco de un par de alas con el interior negro, en lugar de los acostumbrados fémures. En la cubierta, había seis hombres de entre 30 y 17 años, cada uno más extravagante que el anterior.

Había dos especialmente llamativos: uno de ellos tenía el pelo naranja y parecía tener la misma edad que Luffy; el otro, era totalmente calvo y llevaba un parche en el ojo.

-         Oye... ese tío del parche da miedo, ¿no te parece? – murmuró Usopp, dirigiéndose a Chopper.

-         ¿Nos hará algo? – dijo este a su vez en voz baja.

-         ¡Que va! – dijo Ari riendo - ¡Sone es genial! ¡Todos lo son!

-         Lo que son es un poquito raros... – dijo Nami.

-         Oye, Nami-san, no es necesario decir eso – dijo Vivi despacio.

-         ¡Chicoooooooooooos! – gritó Ari ignorando a las dos chicas - ¿Qué hacéis aquí?

-         ¡Venimos a buscarte! – gritó el del cabello naranja.

-         ¿A mí? ¿Por qué? – la joven frunció el ceño.

-         Tenemos que irnos de Arabasta – dijo el hombre del pelo rapado.

-         ¡Ese tío del parche es genial! ¿Dónde lo encontraste? – dijo Luffy riendo - ¡Eh! ¡Tío del parche! ¿Quieres unirte a mi banda?

-         ¿Qué? – preguntó el chico confundido.

-         ¡Espera, Luffy! – gritó Ari – Sone es mi nakama, no se unirá a tu banda de rarunos – se lanzó hacia su hermano y le dio una patada en el pecho, que le envió hacia atrás.

-         Así que ese es su hermano... – dijo un hombre moreno con el pelo recogido en una pequeña coleta.

-         ¿Nos acaba de llamar rarunos? – inquiró Usopp - ¿Ha mirado a su banda?

-         Creo que se parecen un poco... – dijo otro hombre de la banda de Ari que llevaba un pañuelo rojo en la cabeza, mirando a los dos hermanos que se estaban pegando entre carcajadas.

-         ¡Luffy, idiota! Si no dejas en paz a Ari-chan te dejaré un mes entero sin comer – dijo Sanji.

Ace evaluaba con la mirada a los seis hombres que formaban la banda de su hermana. Todos parecían buenos tíos y, si estaban decididos a seguir a Ari, estaban mal de la cabeza, por lo que no tenía de qué preocuparse. Sonrió ampliamente.

-         ¡Oye, chicos! Más os vale que cuidéis a mi pequeña hermanita, ¿de acuerdo? Si no lo hacéis, tendré que daros una paliza a todos – gritó en dirección a la banda.

-         ¡Dalo por hecho, muchacho! – dijo el de la coleta.

-         ¡Ari, sube a bordo de una vez! – gritó de nuevo el chico del pelo naranja.

-         ¿Por quéeeeeeeeee? – se quejó ella – Estoy divirtiéndome con mis hermanos y la banda de Luffy – añadió al tiempo que Luffy golpeaba su cabeza con el puño.

-         ¡Porque Smoker está aquí! – dijo un joven moreno que llevaba una katana a la cintura.

Ari dejó de pelear con su hermano y miró a sus nakamas con el ceño fruncido.

-         ¿Aquí? ¿Dónde? – preguntó.

-         ¡En Arabasta, idiota! – le dijo el más joven de todos.

Ella abrió mucho los ojos.

-         ¿Quéeeeeeee? ¡MALDICIÓN! Tenemos que irnos ya.

-         Eso es lo que te estamos diciendo... – el chico suspiró.

La banda de los Mugiwara, junto con Ace miraron a Ari y los suyos con el ceño fruncido.

-         ¿Os ha pasado algo con Smoker? – preguntó Ace.

-         Esto... bueno... me dio una pequeña paliza, pero nos las arreglamos para salir de Loguetown – Ari sonrió de oreja a oreja mirándolos a todos.

-         ¿En serio? – preguntó asombrado Chopper.

-         Ese poder que tiene es una molestia y, aunque ahora tampoco puede tocarme a mí... no quiero enfrentarme a él de nuevo – dijo Ari con un suspiro – Y supongo que me dejó marchar porque no tenía ningún tipo de recompensa todavía. ¡Oh! Eso me recuerda... – miró a Luffy – Tu recompensa es de 30.000.000 de Berris, ¿no?

-         ¡Sí! – exclamó Luffy riendo.

-         ¡Maldición! Siempre voy por detrás de ti – Ari chasqueó la lengua.


-         ¿De cuánto es la tuya? – preguntó Nami.

-         ¡15.000.000 de Berris!

-         Asusta un poco que alguien tan pequeño tenga esa recompensa... – murmuró Usopp.

-         ¡No soy pequeña! – gritó ella molesta.

-         ¡Ari, sube de una vez al maldito barco! – dijo el tal Sone empezando a mostrarse exasperado.

-         ¡Oh, sí! ¡Voy! – Ari se acercó a Ace y le dio un fuerte abrazo que él correspondió con una sonrisa y luego repitió la acción con Luffy. Ella sonrió ampliamente – La próxima vez que nos veamos, definitivamente, habré recorrido todo el mundo y todos conocerán mi nombre.

-         Estaré esperándolo – dijo Ace revolviéndole el pelo a su hermana.

-         ¡Y yo seré el Rey de los Piratas! – añadió Luffy.

-         Es una promesa – la joven levantó su dedo meñique.

-         Hecho – dijeron al unísono Luffy y Ace enganchando sus pulgares con el de Ari.

La joven se giró para mirar al resto de los Mugiwara.

-         Adiós, cocinero de cejas rizadas, tetona, princesa, nariz larga mentiroso, mapache y... adiós a ti también, cabeza de alga idiota – dijo sonriendo.

-         ¡Adiós, Ari-chaaaaaaaaaaan! ¡Cuídate! ¡Y no te olvides de mí! – respondió Sanji.

-         ¿Tetona? – preguntó Nami apretando los puños.

-         Adiós... – Vivi torció el gesto – Ari-san.

-         Oi, oi, no te despidas así – dijo Usopp.

-         ¡NO SOY UN MAPACHE! ¡SOY UN RENO! – gritó Chopper.

-         ¿Qué dijiste, enana? – preguntó Zoro de mal humor.

Ella soltó una carcajada y estiró el brazo, del que salió la misma cuerda roja que vieron cuando ella subió a bordo. El otro extremo se enganchó al mástil de su barco. Ari saltó del Going Merry y se lanzó contra el barco de los Crow, pero a mitad de camino, la cuerda se soltó y ella cayó al mar.

-         ¡ARI! – gritaron las dos tripulaciones.

-         Esa idiota... – el chico del pelo naranja se lanzó a por ella, que se hundía en el mar.

Zoro frunció el ceño. Su primer impulso había sido volver a lanzarse al agua para salvarla de nuevo. ¿Por qué? Solo era una irritante enana... pero era la hermana de Luffy, así que por eso... Asintió convencido de que esa era la razón de su raro comportamiento, mientras el chico subía a Ari a su propio barco. Ella tosió, expulsando el agua que había tragado. Se puso de pie y sonrió.

-         ¡Adiós, chicos! – agitó el brazo a modo de despedida – Recordad vuestra promesa, Luffy, Ace. No os perdonaré si la rompéis.



5 comentarios:

  1. Por qué todos se meten con Chopper?? Con lo monísimo que es, joder!! ^^
    Cabeza de alga idiota... mmh... Mola!!! Desde luego que leo a este Sanji y luego a mi Sanjidile y digo: "cómo puede ser que yo le haya convertido en eso?" Es que no tienen nada que ver el uno con el otro joder!! Jajajajajaja

    Me ha encantado nakama, pero tengo ganas de ller ZAri...

    ResponderEliminar
  2. Porque da pie a ello xDDDDDDDDD

    Y sí... Sanji y Sanjidile son totalmente distintos xD Pero ya te he dicho muchas veces que prefiero a tu Sanjidile xDDD

    Y sí, yo también tengo ganas de leer ZAri... pero antes va ZoSan xD

    ResponderEliminar
  3. xDD Pobre chopper u.u

    Jajaja! que torpe, se cae xDD

    ResponderEliminar
  4. me encantan los tres hermanos juntos.... *.*

    ResponderEliminar
  5. Sep, sep xDDDDDD

    Jo, nadie se da cuenta del hecho de que no habrá la "próxima vez" de la que hablan :_ La siguiente vez que se vean... será en Impel Down :___ Es triste :__

    ResponderEliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!