jueves, 22 de marzo de 2012

Reencuentro en Arabasta (#6)

      -         ¿Eeeeeeeeeeh? – gritaron todos.

-         ¡Reacción tardía! – exclamó Chopper.

-         ¡Y tanto! – corroboró Usopp.

Luffy se acercó a ellos riendo a carcajadas. Ari se incorporó y se apartó el pelo mojado de la cara. La banda miraba a la chica con resignación; tratar con dos Luffy’s era realmente agotador. En ese momento, Sanji desapareció en el interior del barco.

-         ¡Es mi tripulación! – dijo Luffy sonando muy orgulloso - ¿A que son divertidos?

-         Esto... mmh... – Ari asintió echando la cabeza hacia un lado con gesto pensativo.

-         El de la cara que da miedo y las katanas es Zoro – continuó el capitán.

-         ¿Eh? ¿”Cara que da miedo”? – repitió Zoro cruzándose de brazos.

-         Ella es Nami, mi navegante – Luffy ignoró a Zoro y señaló a Nami con el dedo.

-         ¡No señales! – exclamó ella.

-         ¡No me ignores, idiota! – le dijo Zoro.

-         Ella es Vivi... la princesa de Arabasta – continuó Luffy sin hacer caso.

-         ¡Imbécil! – gritó Nami golpeándole en la cabeza con el puño - ¡No tienes que gritarlo a los cuatro vientos!

-         Pero... – empezó Luffy con voz lastimera.

-         Bueno, bueno... no te pongas así, Nami – dijo Vivi.

-         ... a Ari sí puedo decírselo, no se lo dirá a nadie... – terminó él.

-         Si es como tú, estaremos perdidos – se quejó Zoro.

-         Mmh, mmh... así que la navegante es la princesa de Arabasta y Nami es Vivi – dijo Ari, asintiendo con la cabeza de nuevo.

-         Gracias a dios que es una idiota... – dijo Nami con un suspiro.

-         ¿Ves? No hacía falta preocuparse... Vamos a seguir... el de la nariz larga es Usopp, el mentiroso.

-         ¡Oi, oi! No digas eso – dijo Usopp – Soy el gran capitán Usopp, con más de cien mil hombres a mi cargo y un barco enorme.

-         ¡No puede ser! ¿En serio? ¡Increíble! – exclamó Ari mirando a Usopp emocionada.

-         Eeeeh... claro... – respondió él.

Luffy soltó una carcajada.

-         El reno que habla es Chopper, ¡es el médico del barco! – continuó.

Ari se quedó mirando fijamente a Chopper, profundamente concentrada. Frunció el ceño sin dejar de mirarlo.

-         Da igual lo que digas, a mí me sigue pareciendo un mapache. ¿El médico? ¿No debería ser más como... una mascota? – dijo ella rascándose la mejilla.

-         ¡No soy la mascota! ¡Y no soy un mapache! – gritó Chopper, transformándose a su forma “humana”.

-         ¡Waaaaaaaaaaah! – exclamó Ari, que cayó hacia atrás del susto. Miró a Chopper con los ojos muy abiertos - ¡Es genial! ¡Es genial! ¡Qué divertido! ¡Únete a mi banda!

-         Ari... deja de intentarle robarle los nakamas a Luffy... – dijo Ace con un suspiro.

Ella chasqueó la lengua, pero no dejó de mirar emocionada a Chopper. Sanji volvió con una toalla en las manos y se acercó danzando a Ari.

-         ¡Ari-chaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaan! ¡Tienes que secarte! – dijo, tendiéndole la toalla.

-         Y él es Sanji, el cocinero pervertido – dijo Zoro.

-         ¿Eeeeeh? ¿Qué dijiste, estúpido marimo? – replicó Sanji.

-         ¿Ah? ¿Quieres pelea, cejas rizadas?

-         ¡Oh, gracias! – dijo Ari poniéndose de rodillas y quitándose el manto que era terriblemente pesado al estar mojado. Cogió la toalla y comenzó a frotarse el pelo para secarlo – Yo soy Ari – explicó, esta vez, para todos  - la hermana de Ace y Luffy.

-         ¡A buenas horas! – exclamaron Zoro y Usopp - ¡Ya lo sabíamos!

-         No les hagas caso, Ari-chaaaaaaaan. ¡Eres tan adorable! – exclamó Sanji agachándose para abrazar a Ari y frotar su mejilla contra la de ella.

-         Ya  basta, pervertido – dijo Nami, que agarró a Sanji del brazo y tiró para separarle de Ari – Deja de acosarla.

Ari miró a Nami, pero no le miraba la cara, sino... Gateando, se acercó a ella, con la toalla todavía en la cabeza, estiró los brazos y agarró los pechos de la navegante con las dos manos.

-         ¡Wooooooooooooooow! ¡Son increíbleeeeeeeeeeeeeeeeeeeees! – dijo, apretándolos.

Todos miraron boquiabiertos la escena que tenía lugar frente a ellos. Sanji había comenzado a sangrar por la nariz y cayó al suelo entre convulsiones de la más pura felicidad. Ace se había llevado la mano a la frente y negaba despacio con la cabeza, mientras Luffy no dejaba de reír.

-         ¡Sanji! ¡Resiste! – dijo Chopper, acercándose a él.

Nami miraba hacia abajo con los ojos entrecerrados y apretó los puños.

-         ¡No me toques ahí! ¡IDIOTA! – golpeó a Ari en la cabeza, dejándola tumbada en el suelo con un chichón enorme que elevaba la toalla.

-         No ha cambiado ni un poco... – dijo Ace con un suspiro.

-         Creo que podría recordar este momento toda la vida... – murmuró Usopp.

-         Askjfjsdlfkjsdlfkjdlfksdf... – balbuceó Sanji, ahogándose con su propia sangre – Nami-swaaaan... pechos... Ari-chan... aksjfldsjfslkflfk.

-         ¡Sanjiiiiiiii! ¡Vuelve con nosotros! – dijo de nuevo Chopper, golpeando la cara del cocinero.

-         Eso... ha sido... un poco... – Vivi no encontraba las palabras adecuadas, así que se calló.

Ari se sentó en el suelo con las piernas cruzadas y frotándose el chichón.

-         No hacía falta que me golpeara... arpía – murmuró en voz baja.

-         ¿Qué dijiste? – preguntó una enfurecida Nami.

-         Naaaaaada – respondió Ari, torciendo el gesto.

-         Como siempre... eres muy divertida, Ari, ¿quieres ser mi nakama? – le dijo Luffy sonriendo de oreja a oreja.

-         No – dijo ella de inmediato.

-         ¡Qué negativa tan rápida! – exclamó Usopp.

-         ¿Por quéeeeeee? ¡Todo sería más divertido contigo a bordo del Merry!

-         ¿Bromeas? – dijeron Zoro y Nami a la vez.

-         Por cierto, ¿dónde está tu barco, Ari? – le preguntó Ace. 

-         Al otro lado de la isla, esperándome. Llevamos aquí como una semana... he estado esperando para veros – respondió ella sonriendo - ¡Ellos sí que son geniales, Luffy! Definitivamente, mucho mejor que tu banda.

6 comentarios:

  1. Woo, woo... esta chica no está bien de la cabeza... jajaja Dios, me encanta Ari... xDDD
    Solo tengo dos cosas que deicr: tienes una frase mal escrita: "Sanji volvió con una toalla en las manos y se acercó danzando a Sanji." Creo que el último "Sanji" está mal! jajaja
    y... por muco que diga Ari... no habrá una banda mejor que la de Luffy! jajaja

    ResponderEliminar
  2. Ups, fail, ¡gracias, tía! xDDDDDD ^^ Ya está arreglado.
    Y sí, Ari está mal de la cabeza, como su hermano xD ¿Qué esperas? xDDDDDDDDD
    Pero, ¿qué va a decir ella? Para Ari, su banda es la mejor ^^ A ver si en el siguiente capi ya puedo comenzar a poner cómo se forma... que me está llevando mogollón el reencuentro xDDD

    ResponderEliminar
  3. Pobre Sanji, va a morir desangrado XDDD lo que le faltaba, ver a una tía magreando a otra...

    Ainsss, esta Ari, como se nota que viene de donde viene... Dos Luffys... En fin...

    ResponderEliminar
  4. Ya jajajjaja Pobre Sanji :__

    Sep, se notan que vienen del mismo vientre jajaja

    ResponderEliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!