lunes, 19 de marzo de 2012

Reencuentro en Arabasta (#4)

-         ¡Aaaaaaaaaaaaaaah¡ Estoy llena... no podría comer más ni aunque... ¡Oh, una manzana, manzana! – Ari estiró el brazo y cogió la última manzana que Sanji le había traído.

Nami y Vivi habían desistido de intentar entablar conversación con la chica debido al poco caso que esta les hacía, metida completamente en su tarea de llevarse toda la comida posible a la boca. Zoro había vuelto a dormirse, apoyado en el mástil. Usopp estaba preparando uno de sus cachivaches un poco alejado de todos, mientras Chopper miraba con atención lo que hacía. Sanji recogía los platos para llevarlos a la cocina. Luffy estaba tirado en la cubierta, con la tripa hinchada de todo lo que había comido y Ace bebía de su jarra mirando al mar.

-         ¡Aaaaaaaaah! Ahora sí, ahora sí. ¡Estoy llena! – con un suspiro, Ari se dejó caer hacia atrás con una enorme sonrisa en los labios - ¡Eso estaba delicioso, cocinero-de-cejas-rizadas!

Sanji se acercó danzando hacia ella con una mirada de adoración en los ojos.

-         ¡Claro que sí, Ari-chaaaaaaaaaaaan! Preparé esa comida deliciosa para ti.

-         ¿Sí? ¡Eso es genial! ¿Te gustaría unirte a mi banda? – le dijo ella incorporándose.

-         ¡Eh, Ari! Sanji es mi cocinero... ¡No te lo daré! – dijo Luffy, incorporándose también.

-         ¡Por supuesto que me uniré a la banda de una chica tan adorable como tú, Ari-chaaaaaaaaan! – exclamó Sanji, encantado.

-         Qué ruidoso... – dijo Zoro, abriendo los ojos y bostezando – Cierra la boca de una vez, cocinero pervertido.

-         ¡Piérdete, estúpido marimo! – le dijo Sanji, dejando de danzar y fulminándole con la mirada.

Ace dejó la jarra en el suelo y miró a Ari. Alargó el brazo y cogió el sombrero para volver a ponérselo. Ella le miró con una sonrisa, ignorando a los dos que se estaban peleando.

-         Oye, Ari... ¿qué haces en Arabasta? – le preguntó Luffy.

-         Oí que Hiken no Ace y el novato Mugiwara se dirigían hacía Arabasta, así que pensé que habíais decidido encontraros y no me habíais dicho nada. Tenéis la manía de dejarme siempre fuera de todo, por eso vine con la idea de patearos el culo a los dos... pero me olvidé – dijo ella pensativa.

-         Nunca has conseguido ganarme, enana – dijo Ace sonriendo.

-         Y yo me he vuelto más fuerte, así que no podrás ganarme – dijo Luffy.

-         ¿Eeeeh? ¡Yo también me he vuelto más fuerte!

-         Ni siquiera controlas el poder de tu Akuma no Mi y nosotros sí – le recordó Ace – Por cierto, ¿cómo conseguiste esa fruta tan rara?

-         Pues... la saqué de un barco de la marina.

Todos la miraron, incluidos Zoro y Sanji que habían dejado de pelear para prestar atención. Usopp y Chopper se acercaron para sentarse al lado de Luffy.

-         ¿De un barco de la marina? – repitió Nami.

Ari asintió con una enorme sonrisa.

-         ¿Y qué hacía una enana en un barco de la marina? – preguntó en voz baja Zoro.

-         ¡Te he escuchado, cabeza de alga! – Ari estiró el dedo índice en dirección a Zoro y una pequeña gota roja salió disparada desde el extremo y se estrelló en la mejilla del espadachín.

-         ¡Uaaaaah! ¿Qué ha sido eso? – exclamó Usopp.

-         ¿Qué demonios...? – Zoro se limpió la mejilla con el dorso de la mano y luego lo miró - ¿Sangre? ¿Me has lanzado un disparo de sangre?

-         ¡Increíble! ¡Eso ha sido genial! ¡Hazlo de nuevo! ¡Quiero verlo de nuevo! – dijo Luffy encantado.

-         ¡Pues que te lo lance a ti, maldito idiota! – le gritó Zoro.

-         Eso ha sido... – comenzó a decir Chopper.

-         Es la primera vez que veo a alguien lanzando sangre – dijo Vivi.

-         Espero que sepa controlarlo bien... La sangre sale muy mal de la ropa y no pienso prestar más dinero para ropa que no sea para mí – dijo Nami mirando a Ari con el ceño fruncido.

Ari se miró el dedo asombrada y soltó una carcajada.

-         ¡Me salió! Llevaba días intentando eso, pero no me salía – ella miró a Zoro y le sonrió - ¡Gracias, cabeza de alga!

Él le ignoró tras limpiarse la mano en los pantalones. Sanji le miraba con mofa en sus ojos, como riéndose de él.

-         Pero la pregunta sigue ahí... ¿qué hacías en el barco de la marina, Ari? ¿Te arrestaron? – le preguntó Ace.

-         ¡Claro que no! Solo buscaba comida.

-         ¿Co... mida? – preguntó Usopp.

-         ¡Sep! Nos habíamos quedado sin comida en nuestro barco y estábamos en mitad del mar...

-         ¿No se os ocurrió comprar bastante comida antes de zarpar? – preguntó Nami.

Ari miró a Nami y torció el gesto.

-         Pues... no – se rascó la cabeza y desvió la vista, para mirar a Ace – Por suerte, nos encontramos con un barco de la marina y como sabíamos que ellos sí debían tener comida... les abordamos.

-         ¿Abordasteis un barco de la marina? – preguntó Sanji mirando a la chica - ¿Por voluntad propia?

-         ¡Pero tenían comida!

-         Yo te entiendo, Ari – le dijo Luffy.

-         Claro que sí... tú habrías hecho lo mismo... – dijo Nami con un suspiro.

-         ¿Y qué tiene eso que ver con la fruta? – preguntó Chopper con timidez.

Ari le miró y frunció el ceño.

-         ¡El mapache parlanchín! – exclamó.

-         ¡Que no soy un mapache! ¡SOY UN RENO! ¡UN RENO! – le gritó Chopper.

-         ¡Ah! Entonces... ¿eres un reno que habla? ¡Eso tampoco es normal!

-         Y que seas tú la que habla de normalidad... – dijo Zoro.

-         ¿Eeeeeeeeeh? ¿Qué dijiste, cabeza de alga?

-         Vale, vale, Ari, no te desvíes... – le dijo Ace.

-         Ah, sí... después de abordar su barco y de ponerlos a todos a dormir...

-         ¿”Ponerlos a dormir”? ¿A todos los soldados que había en el barco? – preguntó Usopp.

-         ¡Sep! No fue para tanto... nos llevó unos cinco minutos... – respondió ella.

-         ¿Qué demonios pasa con esta familia? – inquirió Nami, con gesto derrotado.

-         No dejan de aparecer monstruos relacionados con Luffy... – continuó Usopp.

Luffy y Ari rieron.

-         Bueno, bueno... no es para tanto, chicos – dijo Vivi, con una sonrisa conciliadora.

-         ¿Y qué pasó después de eso, Ari-chaaaaaaaaaaaaaaan? Estás tan adorable contando la historia... – dijo Sanji, sacando un cigarrillo nuevo del paquete.

-         Pues en el almacén donde guardaban la comida, había una caja extraña, así que la abrí.

-         La gente normal no abre cajas raras... – murmuró Usopp.

-         Ya he dicho que ella no era normal... – dijo Zoro.

-         ¡Callaos ya, idiotas! ¡Quiero enterarme de la historia! – les gritó Sanji.

-         Y en esa caja... estaba la fruta. Y me la comí. Fin – terminó Ari.

-         ¿Tanta tontería solo para eso? – exclamaron Nami, Zoro y Usopp.

9 comentarios:

  1. Mmh... NO se nota para nada que es melliza de Luffy. (Sarcastic mode ON) XDDDDDDD Pobre Zoro, la que le ah caído encima, XDDDD

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Con Luffy y Ari en el mismo barco no harán falta enemigos... jajaja Me encantan!!! :D

    ResponderEliminar
  4. JAjajajajaja, son geniales, a mí es que me encantan xD Eso sí, lo paso un poco mal para hacer que hablen todos... es un horror xD Creo que moriré cuando se unan a la banda Robin, Franky y Brook xDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  5. Por eso he suprimido personajes en FIN, a ti por lo menos te sale que hablen todos -.-
    ¡Mapache parlanchin! OMG!
    Ace ♥.♥

    ResponderEliminar
  6. Uf... me sale, pero malamente... muchas de sus intervenciones no me gustan xD Y me escuece tener que sacar a Vivi xDDDDDDDDDDDD Mira que me cae mal jajajaja

    ResponderEliminar
  7. A mi Vivi nunca me ha gustado >.< no se...no me gusta! cuando la vi supe que no me iba a gustar ._.

    ResponderEliminar
  8. No conozco a nadie que le guste Vivi xDDDDD

    ResponderEliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!