sábado, 10 de marzo de 2012

Reencuentro en Arabasta (#1)

La banda de los Mugiwara, junto con Ace, bebía animadamente en la cubierta del Going Merry. Celebraban el reencuentro de los dos hermanos, que no se veían desde hacía más de tres años. Bromas, gritos de alegría y risas se escuchaban por los alrededores.

Luffy, Chopper y Usopp hacían el idiota como de costumbre. Sanji se paseaba de la cocina a la cubierta con más comida y bebida. Nami y Vivi charlaban alegremente mientras comían los aperitivos que Sanji les traía a ellas específicamente. Zoro bebía apoyado en el mástil. Y, por último, Ace bebía y reía mirando a los tres idiotas de turno.

De repente, Ace dejó de beber y miró hacia la proa con el ceño fruncido. Dejó la jarra en el suelo y se puso de pie para caminar hacia allí.

-         ¿Ace? – preguntó Luffy, dejando de moverse y mirando a su hermano - ¿Qué pasa?

-         Algo se acerca – respondió Ace.

Toda la banda miró hacia el mismo punto.

-         ¿Eeeeeh? ¿En serio? – preguntaron Chopper y Usopp al mismo tiempo, escondiéndose detrás de Zoro, que también se había levantado.

-         ¿No lo oís? – preguntó este a su vez.

Todos se quedaron en silencio y, efectivamente, se escuchaba una especie de zumbido cada vez más cerca, que se iba convirtiendo en un grito.

-         ¿Qué demonios es eso? – inquirió Sanji.

-         ¡UN MONSTRUO! ¡UN MONSTRUO! – Usopp comenzó a gritar y correr por toda la cubierta con Chopper detrás - ¡UN MONSTRUO! ¡UN MONSTRUO!

-         ¿Baroque Works? – aventuró Vivi.

Luffy, Zoro, Sanji y Ace se asomaron para mirar hacia el mar y buscar aquello que se acercaba.

-         Creo que veo algo – dijo Zoro.

-         Viene... ¿nadando? – pregunto Sanji sorprendido.

-         ¡Geeeeeeeniaaaaaaaaaal! – exclamó Luffy - ¿Se podrá comer? ¿Estará rico? Aaaaaaaaaaaah, ya tengo ganas de comerlo.

-         No, no viene nadando... parece que... viene en barca. ¿Podría ser...? – Ace se rascó la cabeza sin dejar de mirar el mar y el punto negro que cada vez estaba más cerca.

-         Eeeeh... ¿sabes quién es, Ace? – preguntó Luffy.

Una figura completamente negra se acercaba en una barca de remos, remando a una increíble velocidad y gritando como una desquiciada.

-         No, no puede ser... – susurró Ace.

Luffy soltó una carcajada.

-         ¡Geniaaaaaaaaaaaal! ¡Qué rápido! ¡Es increíble! ¡Shishishishi!

Zoro frunció el ceño y sujetó una de sus katanas dispuesto a desenfundarla al menor movimiento sospechoso. Sanji tiró el cigarro al suelo, para meter las manos en los bolsillos.

La barca se detuvo repentinamente frente al Going Merry. Entonces, de la figura surgió una cuerda roja brillante que se enganchó al mástil. Zoro desenvainó con rapidez y se lanzó contra la cuerda. Un sonido metálico resonó en todo el barco.

-         ¿Qué demonios...? – murmuró Zoro al darse cuenta de que la cuerda no se había cortado.

-         ¿QUÉEEEEEEEEEEEEEEEEE? ¿ZORO NO HA PODIDO CORTAR LA CUERDA? ¡NOOOOOOOOOOOO! ¡VAMOS A MORIR TODOSSSSSSSS! ¡TENEMOS QUE ESCONDERNOS! – gritó Usopp presa del pánico.

-         ¡No quiero moriiiiiiiiiiiiiiiiiir! – lloriqueó Chopper.

-         ¡Callaos ya! – exclamó Nami golpeando a los dos y dejándolos tirados en el suelo. Mirando la cuerda con el ceño fruncido - ¿Qué demonios es eso?

-         Parece una cuerda, pero... no ha podido cortarla... – dijo Vivi.

-         ¡Una cuerda misteriosa! ¡Qué guay! – rió Luffy.

-         ¡Ahí viene! – exclamó entonces Sanji.

La figura apareció volando por encima de la proa del barco, colgada de la cuerda roja. Sanji saltó y atacó al desconocido, que esquivó la patada fácilmente en el aire.

-         ¿Cómo...? – dijo Sanji cayendo al suelo y mirando hacia arriba - ¿Me ha esquivado en el aire?

-         - ¡Waaaaaaaah! ¡Increíbleeeeeeeee! – gritó Luffy todavía riéndose, totalmente relajado.

-         ¿Quieres parecer un poco más preocupado, idiota? – le gritaron Zoro, Sanji, Nami y Vivi.

Ace sonrió de oreja a oreja y se apoyó en la barandilla con los brazos cruzados sobre el pecho. El desconocido siguió volando, hasta que la cuerda se desenganchó del mástil con un crujido. La figura, al no poder frenar ni sujetarse a nada, terminó estampándose contra la pared de la cocina del barco con un tremendo estruendo.

-         ¡AAAAAAAAAAAAAAH! ESTÁ AQUÍ, ESTÁ AQUÍ, ESTÁ AQUÍ – gritó Usopp.

-         ¿Estará bien? – preguntó Chopper en voz baja mirando al desconocido, tendido en el suelo.

-         ¿A quién le importa esto, idiota? ¡Es el enemigo!

Ace y Luffy reían a carcajadas. Zoro y Sanji miraban incrédulos la figura vestida con un manto negro. Nami y Vivi se habían alejado de ella y se acercaban a donde estaban todos los demás.

-         ¿Quién narices es? – preguntó Nami.

El desconocido se levantó y se llevó las manos a la cara. Todo lo que ellos podían ver era una pequeña silueta envuelta en el manto negro.

-         ¡Ay, ay, ay! ¡Duele, maldición! – exclamó una voz de chica que venía desde la capucha que cubría la cabeza del intruso.

-         ¡¡¿Una mujer?!! – exclamaron todos.

-         Ese ha sido un buen aterrizaje... Ari – dijo Ace sonriendo y mirando al manto negro.

-         ¡¿Ari?! – preguntó Luffy mirando a su hermano.

-         Claro, mira bien.

La figura se giró y se quitó la capucha. Una chica que no tendría más de 18 años y con el pelo muy largo y suelto sobre sus hombros estaba delante de ellos. Tenía unos enormes ojos grises y la cara muy roja debido al golpe recibido contra la pared. La joven buscó con la mirada hasta dar con Luffy y Ace y una gran sonrisa se dibujó en sus labios iluminando su carilla.

-         ¡Oooooh! ¡Qué monada! – exclamó Sanji, pero nadie le hizo caso.

-         ¡Ace! ¡Luffy! – gritó la chica con alegría.

-         ¡Aaaaaari! – gritó Luffy a su vez.

-         ¡Jiiiiiiiiii! – ella hizo el gesto de la victoria con los dedos. Acto seguido, su nariz comenzó a sangrar.

2 comentarios:

  1. meter las manos en los bolsillos... típico de Sanji xDDDDDD muy bueno el fic! ^^ una hermana para Luffy? que genial! ^^

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, ¿a qué sí? Es genial ^^ Pero es un poco difícil hacer de ellos, de verdad xD
    ¡Me alegro de que te guste!
    Sí, tía... llevo un montón de tiempo pensando en una hermana para Luffy jajajaja

    ResponderEliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!