martes, 27 de marzo de 2012

Formación de la banda Crow (#2)

Nakano guió a Ari hasta un claro en el que se encontraban cinco personas en las mismas condiciones en las que estaba él: ropa hecha jirones y ensangrentada, miembros y demás partes del cuerpo vendadas. Al oírles llegar, los cinco se giraron.

-         ¡Ah! Por fin vuelves, Nak... - comenzó a decir uno de ellos, pero se detuvo al ver a Ari al lado de su nakama.

Todos guardaron silencio, mirando fijamente a la joven. ¿En qué estaba pensando Nakano? No, espera... ¿realmente estaba pensando? Le habían pedido que buscara a alguien fuerte y que no tuviera miedo de la Marina, no una... niña.

-         ¿Qué es esto? ¿Y esta niña? ¿Se ha perdido? – preguntó confuso el más joven de todos, de la misma edad que Ari. Era un chico de estatura media y complexión delgada. Tenía el cabello naranja y unos grandes ojos verdes que miraban a los recién llegados muy abiertos.

-         ¿Eeeeeeeeeeeeh? ¿Niña? ¿A quién demonios llamas “niña”, idiota? – exclamó ella, dándole una patada a una piedra que salió volando hacia la cabeza del chico.

Él esquivó la piedra, que pasó rozándole la sien, pero perdió el equilibrio y cayó al suelo, fulminando a Ari con la mirada.

-         ¡Enana idiota! ¿Estás mal de la cabeza o qué? – le dijo.

-         ¿Eh? ¿Acaso quieres que te patee el trasero de verdad, cabeza de zanahoria? – le replicó ella levantando el puño apretado.

-         ¡No permitiremos que le pongas un dedo encima! – exclamó otro, desenvainando su katana y encarando a Ari, que le miró con el ceño fruncido.

Nakano se interpuso entre ellos, con un brazo extendido como queriendo proteger a la joven, mirando a su compañero.

-         ¿Qué demonios haces, Nakano? ¿Es que te has vuelto loco? – preguntó el chico de la katana, que no pasaría de los veinte años. Tenía el cabello negro y los ojos azules miraban a su nakama con un brillo de furia.

El resto de los hombres se había congregado alrededor del chico, que se había puesto de pie y se limpiaba la sien, de la que caían pequeñas gotas de sangre, con el dorso de la mano.

-         Cálmate, Kiyo – dijo Nakano.

-         ¡¿Vas a protegerla?! – exclamó otro sacando un martillo de su cinturón. Era uno que rondaba la edad de Nakano. Tenía el pelo marrón y los ojos del mismo color. Llevaba un pañuelo rojo alrededor de la cabeza y un cinturón con un montón de herramientas de carpintería - ¡Le ha lanzado una piedra a Yushi!

Ari observaba todo rascándose la mejilla con gesto indiferente. Se dejó caer en el suelo, para sentarse con las piernas cruzadas y mirarlos a todos desde ahí.

-         Ella solo... es un poco sensible con su edad... y con su género – dijo Nakano.

-         ¡Cualquiera se enfadaría si constantemente le confundieran con un chico o una niña pequeña! – dijo ella, mirándolos con los brazos cruzados – Pero da igual, ya se me ha pasado – añadió.

-         ¿Tan pronto? – preguntó otro chico, de unos veinticinco años, que también llevaba otra katana. Llevaba el pelo rapado y un parche en un ojo, por lo que solo era visible un ojo de un color azul tan claro que parecía casi blanco.

-         Sí... no es divertido enfrentarse a gente herida, así que esperaré a que os recuperéis para patearos el culo a todos – dijo ella asintiendo convencida.

La banda volvió a quedarse en silencio, con sus ojos sobre aquella extraña muchacha. El médico de la tripulación, Tad, se acercó a Yushi con una tirita en la mano. Tad era un hombre alto y ancho de hombros. Llevaba el pelo oscuro en una pequeña coleta y sus ojos negros brillaban con alegría.

-         ¡Déjalo ya, viejo! Estoy bien... no necesito eso – le dijo Yushi cruzándose de brazos.

Con un suspiro, Tad se guardó la tirita en el bolsillo y miró a Ari con una pequeña sonrisa.

-         Perdona por esa bienvenida, pero nos pilló por sorpresa. Yo soy Tad y ese chico enfurruñado de allí es mi hijo, Yushi. El del pañuelo en la cabeza es Maru, el espadachín de pelo negro es Kiyo, el otro espadachín es Sone y a Nakano ya le conoces.

Ari asintió con la cabeza.

-         Hola – dijo simplemente, pero ninguno de ellos le devolvió el saludo. Se encogió de hombros y se puso de pie, sacudiéndose el manto, que se abrió, dejando ver su pequeña figura y el tatuaje que rodeaba su ombligo – Bien, ¿qué demonios hago aquí? ¡Viejo! ¡Me dijiste que me llevarías a una aventura! ¡Esto no es una aventura! ¡Es un bosque aburrido lleno de lisiados!

-         ¿Lisados, dices...? ¡Tú, maldita! – exclamó Yushi.

-         ¡Cálmate! – le dijo su padre – Antes de nada... me gustaría hablar un momento con Nakano... – Tad agarró a Nakano del brazo y se alejó un poco de allí con él – Oye... en serio... ¿en qué estabas pensando? ¿De qué se trata todo esto? ¿Quién demonios es esa niña y por qué la has traído aquí? ¡Tenías que traer un pirata! ¡Un pirata!

-         Pero... ella es pirata – le dijo Nakano tranquilamente.

Tad le miró con el ceño fruncido.

-         ¿Qué? ¿Qué parte de esa chica te parece que sea pirata? – dijo, señalando a Ari.

Ella se había acercado a Sone, el espadachín del pelo rapado, que la miraba como si se tratara de un pequeño insecto. Ari le miró profundamente concentrada, con la mano en la barbilla.

-         Oye...

-         ¿Mmh? – se limitó a responder él, esperando algún tipo de burla o comentario provocativo.

-         ¿Puedo tocarte la cabeza? ¡Nunca he tocado una cabeza sin pelo! ¡Debe ser genial! – ella le miró con una enorme sonrisa.

En ese momento, el mismo pensamiento cruzó la mente de todos. Esta chica... es idiota. Y, aún así, era la primera vez que veían una sonrisa tan amplía y tan sincera dirigida hacia ellos.

4 comentarios:

  1. "Un campo lleno de lisiados" xDDDDDDDDDDDD Me los he imaginado a todos tirados por doquier, lamentándose como almas en pena, xDDDDDDDD

    I like it!! ^^

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajajaja, jo, es que están los 6 heridos, los pobres xDDDDDDDDDDDDDDDDDD ^^

    ResponderEliminar
  3. Sí, Ari es idiota... jajaja
    pero me encanta... xD (¿Puede tocarte la cabeza?) jajaja

    ResponderEliminar
  4. Sí, lo es... pero es una idiota adorable xDDDD

    Joe, la pobre está emocionada, nunca ha visto a nadie sin pelo xDDDDDD

    ResponderEliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!