domingo, 25 de marzo de 2012

Formación de la banda Crow (#1)

Loguetown, antes de cruzar el Red Line, ciudad donde nació y murió el Rey de los Piratas, Gol D. Roger.

-         ¡Vuelve aquí, ladronzuelo! – gritó el dueño del restaurante a la figura que salía corriendo de su establecimiento – Maldición... ¡Rin, Macao! Id tras él... no voy a permitir que se vaya sin pagar.

-         Entendido – dijeron al unísono un par de hombres saliendo de la parte trasera de la tienda.

Rin era un hombre muy alto y delgado con el pelo largo y desgreñado, mientras que Macao era bajito, muy fornido y sin un pelo en su redonda cabeza. Ambos vestían un par de pantalones rotos y una camiseta maltrecha y agujereada. Los dos salieron corriendo detrás del ladrón, que ya les llevaba media calle de ventaja. Aquel restaurante estaba en la peor parte de la ciudad, cerca del bosque donde se escondían muchos de los piratas que llegaban a la isla para no ser descubiertos por los miembros de la marina y ese mismo bosque era el destino del ladronzuelo, teniendo en cuenta el rumbo que había tomado. Los dos matones del establecimiento aumentaron la velocidad estrechando la distancia entre ellos y la figura que corría cubierta con un largo y grueso manto negro.

-         ¡Espera ahí, maldito ladrón! ¡No dejaremos que escapes sin haber pagado! – gritó Macao.

Por suerte, muy poca gente frecuentaba esa zona, por lo que el camino estaba libre y no había nadie que estorbara. De repente, la figura se detuvo en seco al llegar al borde del bosquecillo y se giró para encararlos.

-         Hay que ver... ¡Solo han sido doce platos de comida! No creo que os vayáis a arruinar por ello...

-         ¡Ese no es el punto! – exclamó Rin, deteniéndose ellos también frente a la figura encapuchada.

-         No vas a poder escapar de nosotros. ¿Vas a pagarnos? – preguntó Macao.

-         No – dijo el ladrón.

-         ¡No lo digas tan rápido! – dijo Rin.

-         Pero... ¡es que no tengo dinero! No sé cómo esperáis que os pague...

-         ¡Trabajando! – le gritó Macao.

-         Imposible, no tengo tiempo, debo llegar a la Gran Ruta Marina cuanto antes, así que buscad a otro.

-         ¡Basta de charla! -  dijo el alto lanzándose hacia el ladrón.

Este le esquivó saltando ágilmente hacia la derecha y propinándole una patada en la espalda antes de que Rin pudiera estabilizarse, lo que le mandó directamente al suelo, con la figura sobre su espalda. En ese momento, Macao se unió a la pelea y lanzó un puñetazo a la cabeza encapuchada, que saltó hacia arriba, apoyando las manos en los hombros del hombre bajito. Al caer a su espalda, la figura tiró al hombre por encima de su cabeza, mandándole volando hacia un árbol contra el que chocó con un ruido sordo. El encapuchado suspiró.

-         Bueno, bueno... sí que ha durado poco – dijo al ver que ninguno se levantaba.

El sonido de los matorrales que estaban a su izquierda, hizo que se girara. Un hombre de unos treinta años salió de ellos. Llevaba la cabeza vendada, un brazo en cabestrillo y cojeaba ligeramente. La ropa que cubría su cuerpo estaba ensangrentada y desgarrada en diferentes puntos.

-         Eso ha sido increíble, muchacho.

-         ¿Eh? ¿A quién demonios llamas “muchacho”, viejo? – dijo la figura echando la capucha hacia atrás, dejando ver la cara de una chica que no pasaría los 18 años, con el largo cabello negro recogido en una coleta alta.

-         Esto... lo siento – dijo el hombre – Pensé que... como has vencido... yo creí que...

El hombre miró asombrado a la joven que tenía frente a él y luego a las dos figuras tiradas en el suelo. ¿Una chica tan pequeña había podido con esos dos sin esfuerzo? ¿Cómo podía ser? Quizá ella era la persona que habían estado esperando él y el resto de su banda. Aunque, pensándolo bien, puede que solo hubiera sido un golpe de suerte. Como todavía seguía mareado por el golpe en la cabeza, tal vez no había visto bien... Volvió a mirar a la chica, que tenía el dedo en la oreja y lo giraba, mirándole con cara de idiota.

-         ¿Y bien? – dijo - ¿También vienes a cobrarme por la comida? Te advierto que no tengo dinero y que tendré que patearte el culo, lo que me sabría muy mal, ya que estás herido y no sería una batalla justa.

-         No, yo solo pasaba por aquí y os vi... Por cierto, mi nombre es Nakano – dijo el hombre.

-         Yo soy Ari – dijo ella con una enorme sonrisa en los labios- ¡Una pirata!

-         ¿Pirata? – dijo Nakano sin creérselo y ella asintió con la cabeza - ¿Y tu banda?

-         Oh, todavía no tengo a nadie... ¿Quieres ser mi nakama?

Él negó con la cabeza. Menuda chica tan extraña... se llamaba a sí misma pirata y no tenía banda siquiera.

-         Al menos tendrás un barco, ¿no?

-         ¡No! Solo tengo un pequeño bote de remos, pero me ha traído hasta aquí desde mi casa – respondió ella soltando una carcajada y frotándose la nariz con el dedo.

¿Qué clase de persona era esa niña? ¿Había llegado a Loguetown en un bote de remos, sola y proclamando que era pirata? ¿Qué demonios le pasaba? Nakano estaba más convencido aún de que esa chica era la persona a la que habían estado esperando.

-         Bien, Ari, “la pirata”, ¿te gustaría ayudarme a mí y a los míos con un asuntillo?

-         ¿Es una aventura? – le preguntó ella, emocionada de repente y acercándose a él.

-         Por supuesto – respondió Nakano con una sonrisa amigable.

-         Entonces... ¡cuenta conmigo, Naono!

-         ¡Es “Nakano”!

-         ¡Lo que sea! ¡Vamos, vamos, vamos! ¡Aventuraaaaaaaaaaaaaa! ¡Geeeeeeenial! – Ari reía a carcajadas – Ya estaba empezando a aburrirme, nunca pasaba nada.

-         Antes tengo que presentarte al resto de mi tripulación, así que acompáñame – Nakano puso la mano en la espalda de Ari y guió a la chica, que caminaba confiada junto a él, al interior del bosque.

6 comentarios:

  1. Me encanta lo de meterse el dedo en la oreja y mirar como una subnormal xDDDDDDDD
    I love her!!! ^^

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajajaja, es tan adorable... es tan... Luffesca xDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  3. Desde luego Ari llegó más lejos que Luffy en bote >.<

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJAJA, sí, ella no se encontró con un remolino ni nada peligroso xDDDDDDDDDDDDDDD ¡Y sola! xD No sé cómo ha sobrevivido tanto... si es idiota xD

    ResponderEliminar
  5. En un bote? Ari ha sido capaz de llegar hasta allí en un bote??? jajaja
    Eh, me gusta... xD Tan idiota como siempre! :D

    ResponderEliminar
  6. Sí... misterios de la vida xDDDDDDDD Me pregunto cómo lo ha conseguido xDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!