miércoles, 28 de marzo de 2012

Formación de la banda Crow (#3)

-         ¿De verdad crees que una niña va a poder ayudarnos? – preguntó Tad con un suspiro.

-         No lo sé – respondió Nakano rascándose la cabeza. Miró a Ari, que, en ese momento, le tocaba la cabeza a un desconcertado Sone, riendo encantada. Esa sonrisa que le había dedicado la joven debía haberle desarmado por completo, ya que Sone no solía dejar que nadie le tocara a no ser que fuera estrictamente necesario, por lo que todos miraban a la pequeña completamente asombrados. Ella tocó ligeramente el parche en el ojo del espadachín y torció la cabeza, mirándole de lado – Pero, llevamos días aquí buscando y no hemos encontrado a nadie ni remotamente capaz para hacerlo, salvo ella. He visto cómo se enfrentaba a dos hombres adultos que doblaban su tamaño y los vencía sin esfuerzo... Es lo único que tenemos ahora mismo, Tad.

-         Pero no son un par de hombres lo que queremos que derrote... Estamos hablando de una Base de la Marina, Nakano – dijo Tad mirándole con seriedad – No podemos pedirle eso a una niña.

-         Ella está dispuesta a hacerlo. Me ha acompañado hasta aquí, ¿no?

-         Sin saber para qué, seguro.

Nakano torció el gesto. Eso era verdad y ahora empezaba a dudar de si era realmente correcto pedirle que les ayudara.

-         ¡Oooooooooi! ¡Vieeeeeejoooooooooooooos! –gritó Ari.

Ambos hombres miraron en su dirección y se encontraron una escena que no se habrían imaginado ni en sus más estúpidos y locos sueños. Ari estaba subida a hombros de Maru, el mismo hombre que hacía escasos diez minutos había amenazado a la pequeña con su martillo. En serio... esa niña tenía ALGO; algo que, por lo visto, hacía que los demás quisieran seguirla casi al instante, incluso al fin del mundo.

Nakano y Tad se acercaron de nuevo al grupo, que, salvo Yushi, ahora mantenían una actitud amistosa hacia la recién llegada. Ella parecía estar pasándoselo en grande siendo el centro de atención de todos ellos e ignorando la mirada de rabia del más joven de la banda. Ari sonrió apoyando los brazos en la cabeza del carpintero.

-         ¿Vas a decirme de qué se trata esa aventura que me has prometido o no? ¡Estoy aburrida! – dijo ella bajándose ágilmente de los hombros de Maru.

-         ¿Aburrida? A mí me parecía que te lo estabas pasando genial – dijo Kiyo.

-         Pero... ¡nada puede compararse a la emoción de una aventura! ¡Todo el mundo lo sabe! – exclamó ella.

-         ¿Quién demonios es “todo el mundo”? – preguntó Sone.

-         ¡Mis hermanos! – dijo ella con una gran sonrisa.

-         ¿Y tus hermanos son “todo el mundo”? – le dijo Yushi de forma despectiva.

-         Para mí, sí.

Todos quedaron en silencio al escuchar esas palabras pronunciadas con tanto orgullo en la voz.

-         Aaaaaaaaaaaaaaah, les echo de menos – suspiró ella, de repente - ¡La aventura! ¡La aventura! ¡No os olvidéis!

-         Bueno... – comenzó a decir Nakano, pero no supo cómo continuar. Todavía dudaba de si aquello estaba bien y todo por culpa de Tad.

-         Queremos recuperar nuestro barco – concluyó Kiyo por él.

-         Oye, Kiyo... – Tad se frotó el puente de la nariz con los dedos.

Ari frunció el ceño y miró alrededor, como si el barco pudiera estar atracado por allí.

-         Aquí no está – dijo encogiéndose de hombros.

-         ¡Pues claro que no está! Si estuviera aquí no necesitaríamos ayuda para recuperarlo – le dijo Sone.

-         ¡Ya veo! – exclamó ella dándose un golpecito en la frente – Tiene sentido...

-         Menuda idiota... – murmuró Yushi.

-         Perdimos a nuestro capitán y al resto de la tripulación en un ataque de otros piratas – empezó a explicar Tad – y nosotros, como has visto, resultamos heridos. Nuestro barco llegó cerca de aquí, navegando a la deriva, pero tuvimos la mala suerte de toparnos con los de la Marina y nos vimos obligados a huir de él. Como resultado... nuestro barco ha sido confiscado por la Marina y no podemos recuperarlo, ya que lo vigilan constantemente, convencidos de que tarde o temprano iremos a por él. Es por eso que necesitamos ayuda...

-         ¡Espera, espera! – dijo Ari – Vosotros... ¿sois piratas?

-         Lo éramos – aclaró Nakano.

Ella les miró en silencio, rascándose la mejilla.

-         ¿Nos ayudarás? – preguntó Maru.

-         Oye, chicos, es algo que no deberíamos pedirle a ella... – dijo Tad.

-         ¿Cómo demonios va a ayudarnos esta tipa? – preguntó Yushi enfadado, pero nadie le hizo caso, lo que provocó que se enfadara aún más.

-         Así que... solo hay que patearle el culo a los que tienen vuestro barco, ¿no? – preguntó ella y ellos asintieron - ¡Bien! ¡Contad conmigo! – añadió levantando el puño emocionada.

-         ¡Genial! – exclamó Kiyo, al tiempo que Yushi chasqueaba la lengua.

-         Y cuando lo haya hecho... – continuó ella - ... os uniréis a mí y seréis mis nakamas.

-         ... ¿Quéeee? – preguntaron todos después de unos segundos de silencio.

-         Pues eso... os quiero en mi tripulación. ¡Sois muy divertidos! – dijo Ari sonriendo ampliamente.

-         Espera, Ari... nosotros ya no somos piratas Decidimos dejarlo cuando murió nuestro capitán – le dijo Nakano despacio.

Ella le miró repentinamente seria.

-         Un pirata siempre será un pirata. No es algo que se elija o no ser. Es algo que se lleva dentro y vosotros lo lleváis, si no... os hubierais ido en otro barco sin siquiera intentar recuperar el vuestro. Es por eso que quiero que seáis mis nakamas.


4 comentarios:

  1. Ese último párrafo... *.* Es tan... oinnnsssssssssssssssssssssssssssssssssssssss.

    Cuánto nos está enseñando One Piece, nakama, cuánto, cuánto...

    Ilove U!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Verdad que sí? Me salió solo *.*
    One Piece has changed my life... ya lo he dicho muchas veces xD No soy la misma desde que lo empecé a ver jajaja

    Te quiero*

    ResponderEliminar
  3. Me encanta... "Solo hay que patearles el culo" "Mis hermanos son todo el mundo" y el último párrafo entero...!!!!
    ains... *.* jajaja
    Quiero más caaaaaaaaaaaaaaaaaaapis!!!! :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Wiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! A ver si mañana, como tengo todo el día, me pongo con el siguiente ^^

    Más mona que es mi pequeña *.*

    ResponderEliminar

Si tú también quieres ser el Rey de los Piratas... ¡deja un comentario!